Valencia y Sevilla se tuvieron que conformar con el empate


VALENCIA.- El permanencia de fuerzas, de serie y de oportunidades entre el Valencia y el Sevilla se reflejó en el tanteador de un choque nivelado, en el que el equipo nave buscó sus espacios a la contra y el visitante tuvo más posesión de balón. Fue un partido traumatizado por el respeto mutuo entre dos equipos con objetivos distintos, que en primer sitio estuvieron pendientes de mostrarse sólidos en defensa y a continuación trataron de crear peligro y, aunque hubo alguna opción clara de gol, ninguna se materializó.

La primera parte estuvo muy nivelada y en el serie de uno y otro equipo no se notó la diferencia clasificatoria existente en la contemporaneidad a cortesía del conjunto sevillano, que al inicio del choque era de veintidós puntos.
Uno y otro equipos trataron de hacerse con el balón y moverlo con posesiones largas que, sin secuestro, no acababan con claras ocasiones de gol, ya que las defensas estuvieron certeras y limitaron el poder ofensivo del atacante rival.
Hubo dos excepciones que supusieron las dos ocasiones más claras de gol del primer periodo. Una por equipo. La primera de ellas en un balón perdido por Enzo Pérez que controló Jovetic, que acababa de entrar al campo en sustitución del dañado Vitolo.
El balón, en un tiro raso del atacante sevillista, dio en el poste y el rechace llegó a las manos del cancerbero del equipo valenciano. (m.15).
Nueve minutos a posteriori, una penetración de Montoya por la manada fue rematada de cabecera por Munir, pero Mariano evitó el gol sobre la misma límite.
Un buen remate de Orellana resuelto con una gran parada por Sergio Rico completaron las oportunidades de un primer periodo jugado a buen ritmo y traumatizado por la intensidad de entreambos equipos y las alternativas en el control del serie.
Esa tónica de serie se mantuvo en el tramo original del segundo periodo, entre dos equipos que querían imponer en el partido el ritmo que más les convenía, pero que eran conscientes de que suministrar la meta a cero era un objetivo importante.
La primera opción de gol tras el alivio fue para Paje en el impulso de una error lejana que, con mucho objeto (m.53), pasó cerca del poste de la meta de Alves, un par de minutos antaño de que Zaza reclamara penalti en una caída en el interior del radio sevillista en una obra con Lenglet.
El Sevilla empezó, poco a poco, a controlar más el balón y venir a la meta del Valencia y lo hacía con peligro, delante un rival al que inconcluso el primer periodo no se le veía la energía del primer periodo.
Unas posibles manos de Alves fuera del radio y unas manos de Zaza antaño de marcar en la meta del Sevilla fueron algunas de las jugadas polémicas que se registraron cuando el partido se acercaba a su final con alternativas delante ambas porterías.
El partido era vibratorio e intenso, con la dualidad en entreambos conjuntos de saberse necesitados del triunfo, pero igualmente con la mente puesta en no perder.

En los minutos finales, el Valencia se replegó y buscó su opción a la contra y el Sevilla se adueñó del balón en la zona ancha para tratar de venir a la meta rival con jugadas elaboradas. Nadie aprovechó su planteamiento para marcar. 



MÁS INFORMACIÓN


¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: