Todo lo que quieres está al otro lado del miedo – De tu lado con Alex – Gente – Cultura



[responsivevoice_button voice=”Spanish Latin American Female” buttontext=”Escucha esta noticia”]

“El amor es con lo que nacimos, el miedo es lo que aprendimos”.
Esta frase, tan poderosa, es de Marianne Williamson, de su libro El retorno al amor. Este escrito tiene más de 20 años y para mí sigue siendo cada día más relevante. En él, ella afirma que como seres humanos lo que más nos frena en la vida no es que fracasemos ni que seamos inadecuados, sino, por el contrario, nuestro miedo más profundo es ser lo que nacimos para ser, poderosos, brillantes y fantásticos. Lo que realmente nos aterra es vivir una vida llena de toda la luz interior con la cual nacimos. Lo que no nos deja ser plenos es la incredulidad de nuestro propio potencial.

El miedo. Una palabra tan chiquita pero tan poderosa. Los niños no la conocen hasta que nosotros los adultos se la enseñamos. El miedo a amar, el miedo a fracasar, el miedo al qué dirán y, en últimas, el gran miedo a ser feliz. Parecemos zombis reaccionando ante todo lo que pasa a nuestro alrededor, echándoles la culpa a nuestros papás, a la falta de oportunidades, al país, a nuestras parejas o exparejas, cuando lo que realmente estamos es tratando de cubrir ese pánico interno que hemos ido aprendiendo. Nos es mucho más fácil andar bravos contra el mundo que admitir que estamos paralizados ante la posibilidad de tener la vida maravillosa que verdaderamente nos merecemos. Nos saboteamos con parejas maltratadoras, nos rendimos antes de empezar, nos enfrascamos en peleas con el tráfico, con el clima, con los vecinos o con cualquiera que nos dé eco a nuestra rabia interna, en vez de preguntarnos: ¿a qué le tengo tanto miedo?

¿Qué pasaría si le creemos al autor Jack Canfield cuando nos dice que “todo lo que quieres está al otro lado del miedo”? ¿Qué pasaría si abrimos el corazón completamente y nos arriesgamos a amar sin importar el resultado ¿Qué pasaría si nos lanzamos a soñar en grande sin límites ni barreras? ¿Qué pasaría si no escuchamos la voz de adulto, sino la voz de ese niño que no tienen ni idea de que el miedo existe?

El reto es que vean en esta época de fiestas decembrinas una oportunidad ideal para que soltemos las expectativas de todo lo que podría pasar mal y las remplacemos con la ilusión de todo lo que podría pasar bien y recordemos que el miedo es una reacción; en cambio, la valentía es una decisión.

ALEXANDRA PUMAREJO
Twitter: @detuladoconalex






MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: