Taxistas y Uber: conductores buenos y malos como Freddy Contreras – Gente – Cultura




Jaiver Nieto Álvarez/EL TIEMPO

En el 2019 se vivieron dos momentos particulares en taxis de Medellín. Los conductores de estos ‘amarillos’ enaltecieron su labor con buenos y ejemplares actos

El 24 de septiembre, Wilmer Restrepo recogió en su taxi a una mujer que se dirigía al Hospital General de Medellín para dar luz a su hijo. En el camino, la mujer empezó las labores de parto en el puesto trasero. Restrepo pidió ayuda a una ambulancia para llegar más rápido al centro asistencial. Ya en la entrada del lugar, el taxista se dio cuenta que ya la mujer había tenido a su hijo en el carro. El conductor nunca cobró por el servicio y manifestó a ‘El Colombiano’ que estaba muy contento de poder ayudar en ‘una oportunidad que solo pasa una vez en la vida’.

El 9 de mayo, el taxista Diego Castro recogió un servicio en el barrio Santo Domingo de Medellín. La cliente era una mujer embarazada que empezó a dar a luz en el asiento trasero del carro. “De tanto respirar y moverse desesperada, esa madre reventó fuente y se le vino el bebé. Cuando yo freno y miro, se veía la cabecita y yo ayudé a terminarlo de sacar. Me llené de nervios, pero gracias a Dios tuve la valentía de llevarla a un hospital para que le terminaran de prestar los servicios”, dijo Castro a CM&.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: