Sin trasquilarse el rostro


[responsivevoice_button voice=”Spanish Latin American Female” buttontext=”Escucha esta noticia”]

Tengas o no la piel sensible, debes extremar las precauciones al momento del afeitado.

Algunos con mayor frecuencia y otros con menos, casi todos los hombres precisan posarse frente al espejo para eliminar esos vellos que ensombrecen su cutis. Si la decisión no ha sido dejarse crecer la barba (tendencia cada vez más en uso, pero que -y así lo saben los barbudos- amerita de mayores cuidados), todo caballero conoce de sobra la importancia de una buena preparación de la barba antes del afeitado.

Un consejo básico es el uso del agua caliente, que ayuda a abrir los poros y ablandar la barba, algo que puede ser suficiente si no es muy dura ni complicada. Los aceites para el afeitado suelen ayudar a multiplicar el efecto reblandecedor del agua caliente, en muchos casos se basan en aceites esenciales de eucalipto o mentol, un ligero toque de frescor que ayuda a levantar la barba para que el paso de la cuchilla sea más efectivo. Eso sí, si eres de piel grasa mejor utilizarlo tan solo una vez por semana.

La exfoliación también ayuda a preparar las barbas más rebeldes y complicadas ayudando a que no se queden esos rebeldes pelos enquistados, pero al igual que el aceite tampoco debemos abusar de su aplicación (una vez por semana) ya que lo que estamos haciendo es eliminar la capa más superficial de la piel para el nacimiento de una nueva capa, tal como os explicamos en el capítulo II de nuestro especial.

El resultado final de nuestro afeitado también dependerá mucho del estilo de afeitado que tengamos. Las barbas cerradas verán en el uso de la brocha y la crema de afeitado unos estupendos aliados para ablandar y levantar la barba y por tanto que el apurado sea mejor. La elección de navaja tradicional o cuchilla ya es una opción más personal. En el caso de las barbas menos frondosas y complicadas, tampoco deben descuidarse y en el caso de que tengas piel sensible o con problemas de acné, prueba elegir una espuma o crema de afeitado enfocada a tu condición.

Dado que el afeitado eléctrico no necesita generalmente de ningún producto para suavizar la piel, se lo llama a menudo “afeitado en seco”. Es importante limpiar la afeitadora eléctrica con regularidad para quitar los restos de cabello y las pelusas que pueden quedar en las cuchillas. Estas, por su parte, pueden desgastarse y deben ser reemplazadas. Sin embargo, estas cuchillas duran mucho más tiempo que las de las maquinas de afeitar manuales.

DESPUÉS DEL RASURADO

Llegamos al momento crucial, cuando hay que evaluar daños y calmar la piel. Tengas o no la piel sensible, deberás extremar las precauciones, primero un chorro de agua fría ayudará a calmar y a cerrar los poros progresivamente, pero esto no es suficiente: la recuperación de la piel es incluso más laboriosa y necesita más atención que la propia preparación pre-afeitado. Un producto calmante justo después del afeitado es uno de los primeros pasos esenciales, pero no vale cualquier producto.

Evita los after shaves con alcohol (cumplen su función pero resecan nuestra piel dejándola muy tirante) o cualquier producto con alto contenido en perfume. Si la irritación es bastante evidente un gran aliado es el aloe vera bien sea en planta natural o en su defecto un gel con concentración al 100% con certificación y sin perfume, su absorción es inmediata y consigue calmar y eliminar progresivamente las rojeces producidas.

En el caso de que el afeitado haya acabado con algún corte, nada mejor que tener a mano una piedra de mineral de alumbre aunque es recomendable utilizarlo solo para zonas concretas ya que reseca mucho. Otra opción son los after shaves en bálsamo, calman a la vez que dejan sensación de hidratación sin dejar rastro gracias a su rápida absorción, pero no debes utilizarlo como hidratante habitual, un error muy común en los no iniciados y es que cada producto tiene su función, tu piel aún necesita un paso más, la hidratación, los after shaves solo calman y producen confort pero nada más.

A CONSIDERAR

– Una buena maquinilla de afeitar es determinante, no te conformes con una desechable, si quieres los mejores resultados necesitarás una máquina de 3, 4 ó 5 hojas. Éstas obviamente son más caras pero a la larga se notan los resultados.

– La espuma o gel de afeitar es determinante, asegúrate de elegir la más recomendada para tu tipo de piel. Una vez que te apliques la espuma o gel en la cara recuerda esperar al menos 4 ó 5 minutos para que penetre en la barba y actúe mejor sobre ella.

– El sentido del afeitado es muy importante, asegúrate de seguir la misma dirección del vello al menos al principio del afeitado. Afeitarse a contrapelo es muy útil para conseguir el mejor apurado posible, pero solo es recomendable cuando ya has realizado el afeitado normal sobre la zona.

– Aunque te pueda parecer raro lo más importante para conseguir un afeitado apurado es el sentido de tacto, gracias a tus manos puedes reconocer completamente tu cara y saber por dónde debes apurar (afeitando a contrapelo con cuidado, por ejemplo).

– Una vez acabo el afeitado no es recomendable lavar la máquina con agua caliente, el agua caliente hace que las hojas de afeitar dejen de cortar y queden desafilada muy rápidamente.

– Además de las afeitadoras eléctricas y manuales, existe otra versión muy innovadora, son las afeitadoras eléctricas que funcionan con agua. En el mercado se consiguen afeitadoras que bien pueden usarse mientras se duchan o aplicando agua y crema para una afeitada más delicada.

EL AFEITADO CORRECTO

1.- Conviene hacerlo al levantarse cuando los músculos están más relajados.

2.- Aplicar el producto elegido en una capa fina y homogénea.

3.- Humedecer la hoja de afeitar con agua caliente para templar la hoja.

4.- Mientras una mano estira la piel la otra pasa la afeitadora.

5.- Limpiar los restos de espuma o gel de afeitado combinando el agua tibia y después fría para tonificar la piel y estimular la circulación.

6.- Es recomendable en todo tipo de pieles dejarse la barba 48 horas al menos una vez al mes para que la piel descanse.

La entrada Sin trasquilarse el rostro se publicó primero en Últimas Noticias.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook