Semana epidemiológica rompe récord de casos


La semana epidemiológica que concluyó ayer (15 al 21 de noviembre) cerró con 8 mil 268 casos de la enfermedad Covid-19, lo que representa mil 465 nuevas personas contagiadas en comparación con la semana anterior (8 al 14 de noviembre), cuando se reportaron 6 mil 803 casos.

Esta es la primera vez que el país alcanza ese número durante una semana epidemiológica desde que se reportó el primer caso de la Covid-19, el pasado 9 de marzo. Esta cifra coincide con el repunte de casos que vienen advirtiendo autoridades y especialistas en el tema.

No obstante, esta semana hubo 79 decesos, lo que representa siete defunciones menos que la semana anterior, cuando los fallecimientos llegaron a 86.

El jueves, por primera vez, en Panamá se realizaron 10 mil 615 pruebas de diagnóstio en una sola jornada. Roberto Cisneros

Franca tendencia hacia un aumento de casos

Las últimas dos semanas epidemiológicas arrojaron luces y sombras en cuanto al comportamiento, dinámica y manejo de la Covid-19 en el país.

Por un lado, esta semana –15 al 21 de noviembre– hubo más de mil casos diarios, una tendencia que ya venía asentándose desde mediados de noviembre. Se trata de una cantidad de casos que sólo se observó a finales de julio y principios de agosto, cuando el agresivo virus amenazó con colapsar el sistema hospitalario.

No obstante, los equipos de trazabilidad del Ministerio de Salud (Minsa) lograron superar la cifra de 10 mil pruebas en un día, una meta que el Gobierno se había fijado hace dos meses.

Para el especialista en salud púbica y miembro del Consejo Consultivo de Salud, Jorge Luis Prosperi, si bien indicadores como el número de reproducción efectivo (Rt) está en 1.11 y la disponibilidad de camas hospitalarias se encuentra en un 40%, ya es hora de aplicar un plan para controlar este repunte que puede agravarse con el paso de los días.

“En algún momento, por más camas que tengamos, el problema será el recurso humano, que mostrará agotamiento o no podrá cubrir la cifra de pacientes que lleguen a sala de hospitalización o a las unidades de cuidados intensivos”, acotó.

En la semana epidemiológica anterior (del 8 al 14 de noviembre), los informes de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) precisan un creciente ingreso de personas a hospitalización. Por ejemplo, si se compara con la semana epidemiológica que concluyó ayer, el porcentaje de nuevos ingresos en sala se elevó en 14.4% (93 nuevos pacientes), mientras que en las unidades de cuidados intensivos (UCI) aumentó 21% (31 nuevos pacientes).

También detallan que los servicios de salud del país tienen, por el momento, una disponibilidad de camas de alrededor de 40% y de ventiladores, por encima del 60%.

Al 17 de noviembre pasado, en el país había una ocupación del 59% de las camas de hospitalización en sala, y del 62% en UCI y semi UCI.

A juicio de Prosperi, es el momento de hacer el plan para controlar el repunte de casos para, primero, conservar la salud de la población y, segundo, para evitar el cierre de la economía a futuro.

“No es la mayoría de los panameños la que está incumpliendo, pero sí hay un pequeño grupo que no cumple con las medidas de bioseguridad. Este diminuto grupo anda sin mascarilla y no guarda la distancia”, dijo.

En palabras del especialista, el país se adentra en una fase de “franco repunte de casos”, con una tendencia al aumento, ya que hace una semana se registraban entre 600 y 800 nuevos casos por día y, ahora, ese número está entre mil 100 y mil 200 diarios. De seguir a ese ritmo, en 15 días estaremos entre mil 600 y mil 800 nuevos casos.

Durante la semana epidemiológica que terminó ayer, los datos del Ministerio de Salud reflejaban que para detectar un caso positivo se necesitaba practicar en promedio siete pruebas de la Covid-19, cuando hace 15 días el promedio era un positivo por cada 10 pruebas.

El incremento de nuevos casos se ubica en un 38%.

Las luces

En medio de esta realidad, el país avanza en temas como la realización de nuevas pruebas. Por ejemplo, este viernes se hicieron 9 mil 853. Un día antes, el jueves, por primera vez en Panamá se alcanzaron las 10 mil 615 pruebas en una sola jornada.

El ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, subrayó que los equipos de trazabilidad seguirán trabajando para que se logre estar cerca o por encima de las 10 mil pruebas diarias, ya que eso permite ubicar los casos positivos y a sus contactos. Ademas, garantiza dirigir los esfuerzos a romper la cadena de transmisión.

Si bien Panamá muestra la incidencia más alta de la Covid-19 en América, es de los países que más pruebas de diagnóstico realiza (178,914 pruebas por millón de habitantes), siendo superada sólo por Chile (245,605 pruebas por millón de habitantes), Canadá (266,611 pruebas por millón de habitantes) y Estados Unidos (485,447 pruebas por millón de habitantes).

En ese contexto, Sucre planteó que ante la existencia de un 30% de asintomáticos (personas que no muestran síntomas), hay que ubicar a las personas positivas en sus comunidades y tomar las medidas para evitar más contagios en el país.

El Consejo Consultivo de Salud se reunió en la tarde de ayer con Sucre, para definir nuevas estrategias ante este repunte de nuevos casos.

En la última semana Panamá promedia una positividad de 13%, muy lejana de la meta de 5% necesaria, según la Organización Mundial de la Salud, para controlar la epidemia.

El Ministerio de Salud toma en cuenta cuatro indicadores para valorar la situación de la Covid-19 en el país: que el Rt se encuentre en 1 o menos, una letalidad menor del 3%, disponibilidad de camas en sala de un 20% y disponibilidad de camas en UCI de un 15%.



MÁS INFORMACIÓN

Facebook
%d bloggers like this: