Riesgos de la dieta de Pedro Grez – Salud – Vida


Uno de los libros más vendidos en 2016 fue ‘Los mitos me tienen gord@ y enferm@’, del chileno Pedro Grez. Detrás de la mediática dieta, contraria a las indicaciones de la Estructura Mundial de la Sanidad (OMS) y que recomienda tomar grasas, está un diseñador industrial que fracasó con una charcutería, se estresó, engordó e inventó este método basado en datos de internet.

Pedro Grez, todavía se refiere a sí mismo como “trascendental” u “obeso”, aunque, según dice, ha bajado 30 kilos desde que empezó con su singular régimen alimenticio.

Estudió ingeniería, construcción, se pasó a diseño industrial y se tituló de esa carrera. Al licenciarse trabajó en una factoría de muebles y luego estuvo a cargo de los materiales de construcción de la empresa en Home Depot.

“Tuve la suerte de que me echaran. Si no hubiera sido así, probablemente no hubiera pasado carencia de lo que he hecho. Yo siempre he sido quijotesco”.

Tras ser despedido, Grez dice que mandó 60 currículos y que nadie lo llamó. Mientras hacía un curso de pilotos conoció a su segunda esposa, una instructora de planeadores con quien tuvo dos hijos.

“Mis suegros me ofrecieron irme al sur a agenciárselas trabajo. Yo les dije que tenía ahorros que se estaban comiendo, porque teníamos una súper buena casa, un ‘penthouse’ en Vitacura. Nunca dejé mi estilo de vida, yo era piloto de planeador, piloto de avión, jugaba golf. Llevaba una vida de rico y afamado.”

Entonces, dice Grez, vio en la ‘Revista del campo’ una nota sobre los emús (un tipo de ave), y pensó en usar las hectáreas de su suegro en el sur para criarlos. Cuando el negocio fracasó, decidió hacer grasa de emú, que, según explica, se puede usar en el tratamiento de quemaduras.

“Estábamos en eso cuando la competencia nos sacó del mercado, e hicimos una factoría disruptiva: jamones con carnes distintas al inmundo, como bovino, ciervo, vehemencia y wagyu”.

Entre el estrés de amnistiar un nuevo negocio y la vida en el sur, cuenta, subió de peso. Con un patrón y 85 centímetros de calidad, llegó a pesar 120 kilos. Se hizo un chequeo médico y sus indicadores de lozanía estaban fuera de rango.

“Hice una dieta en que te miden la cepa y te dicen a qué le tienes oposición. Otra en que te dicen genéticamente qué tienes que tomar. La del asimilación acelerado, tomé pastillas con récipe retenida, tomé cosas naturales. Además hice la de Herbalife. Y no me pasaba carencia. Entonces, empecé a agenciárselas una dieta, con la información que encontraba en internet. Saqué el azúcar que se transforma en potingue corporal, y cuando eliminas poco tienes que reemplazarlo con otra cosa, y lo que hice fue cambiarlo con alimentos grasos, que no suben el azúcar a la cepa”.

‘Los mitos me tienen gord@ y enferm@’ se lanzó el 2 de noviembre pasado en la Feria del Volumen de Pimiento y por dos meses consecutivos fue el título de no ficción más comprado de ese país.

Sin incautación, su método ha sido fuertemente criticado y la nutricionista clínica de la Universidad de Pimiento, Dawn Cooper, asegura que “la gentío que hace esta dieta puede tener problemas renales o cálculos en la vesícula. Hay muchos errores en lo que plantea.”

“Él dice que en la mañana hay que tomar café y la cafeína estimula la insulina, la que para él es la mala de la película. Hay un error desde el punto de apariencia de la fisiología. La dieta de Grez se hizo famosa porque bajan muy rápido de peso y la gentío con tal de descender, les da lo mismo qué hacer. Nadie está pensando en el daño que esto puede producir en, por ejemplo, algún de 120 kilos que come seis huevos y tocino; adicionalmente que los fiambres tienen nitrito y esos son agentes cancerígenos”, concluye Cooper.

¿No le da miedo que lo demanden?

Sería difícil comprobar que algún sigue al pie de la giro el método. ¿Cómo pueden validar eso? Yo solo estoy contando mi experiencia, hice esto, me pasó esto. No doy recomendaciones médicas; si algún tiene dudas, tiene que ir a un doctor, pero lamentablemente ellos no están actualizados y les van a aseverar que no sigan esta dieta.

Una de las reglas en el texto es que si estás haciendo el método Grez, “no le cuentes a nadie”.

Esto no es para todos, es una invitación para los que quieran tomarla . Yo sé que mi dieta está correctamente, porque la comprobé y he letrado mucho sobre el consumo de grasas. Soy disruptivo y eso no lo aceptan.

Samuel Durán, presidente del Colegio de Nutricionistas Universitarios, el 11 de noviembre se refirió al tema en una carta dirigida a TVN, canal en el que Grez tuvo gran visibilidad.

“El Sr. Pedro Grez, quien con su discurso desincentiva constantemente las recomendaciones actuales y basadas en ciencias de los organismos mandantes como es la Estructura Mundial de la Sanidad (OMS) y el propio Ocupación de Sanidad de Pimiento (Minsal), prácticamente está haciendo un llamado a resumir el consumo de frutas y estimulando el consumo de alimentos ricos en grasas saturadas, situación que no se condice con la sinceridad franquista. Solamente contribuye a una población desinformada en donde diariamente muere una persona con obesidad por hora, según los propios datos del Minsal”.

“Esta combatividad con destino a la dieta es curiosa –afirma Grez–. Hay gentío que quiere que todo siga igual. No quieren que la gentío sepa que la potingue que comen no es la potingue que almacenan. Si le dices a algún que estás comiendo en la mañana huevos con tocino y mantequilla, te van a aseverar que vas a vencer de un ataque, porque ellos no tienen la información. La dieta del Minsal y la OMS dice que hay que tomar carnes magras, verduras, granos integrales y fruta. Y para todos es lo mismo, cuando todos somos distintos”.

¿Por qué su método no es universal?

Porque yo le digo a la gentío que se tienen que investigar a ellos mismos. Algunos pueden tomar carbohidratos todas las noches, otros solo una vez al mes; pero eso lo tienen que determinar viendo sus reacciones. Son recomendaciones generales, cada uno se mide según su cuerpo.

Las críticas al método Grez se han trillado en los últimos días. La doctora Ada Cuevas, jefa del área de Manutención de la Clínica Las Condes, igual difiere de la metodología de Pedro Grez: “No es apropiado que algún que no tiene información profesional documentable en el dominio de la fisiología y asimilación haga recomendaciones nutricionales que se contraponen a lo científicamente demostrado con estudios diseñados a espléndido plazo. Cualquier persona adulta es vacante de alimentarse a sí misma como lo considere ‘adecuado u inmejorable’, pero totalmente diferente es transmitirlo a la población militar, donde las personas son muy vulnerables a tener consecuencias graves en su lozanía”.

¿No le parece extraño que la comunidad de nutricionistas se oponga a su método?

Me parece absolutamente regular. En la escuela de manutención enseñan métodos de los 70 y la información que yo entrego se practica hace dos abriles en el mundo. Que la gentío se candado al statu quo no me sorprende. Es cuestión de tiempo que la gentío se acostumbre.

Tras el éxito de su texto, ‘Los mitos me tienen gord@ y enferm@’, Pedro Grez planea rajar este año un centro para atender a pacientes y crear una fundación que analice los resultados de las dietas.

Asimismo sostiene: “Hay nutricionistas y médicos que quieren trabajar conmigo. Ellos no van a aparecer en la tele porque el que le pone el pecho a las balas y recibe las críticas soy yo…

“El éxito de los libros sirve para avanzar más rápido y dar un mensaje más robusto. Quiero desplazarse por todo Pimiento con esto, pagado por mí, porque ninguna industria me financia. Quiero guatar gimnasios municipales con gentío diabética y que ojalá a posteriori de tres semanas puedan poblar mejor. Mi meta es montar a un millón de chilenos. Si lo logro, voy a tocar a cuatro millones, porque en cada casa en que una mujer adquisición el texto, voy a montar a cuatro personas, asumiendo que esa gentío hay en promedio. Yo soy un altruista, y no me van a detener”, finaliza Grez.

CARLA MANDIOLA
EL MERCURIO (Pimiento) – GDA



MÁS INFORMACIÓN


¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: