Resistencia antimicrobiana: ¿qué es y por qué es tan peligrosa | EL UNIVERSAL



[responsivevoice_button voice=”Spanish Latin American Female” buttontext=”Escucha esta noticia”]

La resistencia antimicrobiana es la capacidad de las bacterias para neutralizar o disminuir la acción de los antibióticos y está aumentando en todas las regiones del mundo, por lo que la aparición de ‘superbacterias’ que son resistentes a ese tipo de medicamentos cada vez es más común.

Aunque gracias a los antibióticos se han producido grandes avances en la salud pública en América Latina, como la disminución de la mortalidad infantil o por infecciones asociadas al VIH/Sida, desde hace varios años la OMS ha venido alertando un mal uso de estos fármacos, lo que cada vez representa una mayor amenaza para la salud pública debido a que pone en riesgo los avances de la medicina en lo referente al control de infecciones causadas por bacterias.

De acuerdo con investigaciones, esta situación obedece, principalmente, a la prescripción excesiva y uso indebido de los antibióticos a nivel mundial, así como al deficiente control y prevención de infecciones. Por lo anterior, y como medida para visibilizar y concientizar sobre esta problemática, la Organización Mundial de la Salud (OMS) promueve la Semana Mundial de Concienciación sobre el Uso de los Antibióticos, entre el 18 y 24 de noviembre.

¿Por qué aparece la resistencia antimicrobiana?

Los antibióticos sirven para eliminar o detener el crecimiento de la mayoría de las bacterias que afectan a los seres humanos, sin embargo, algunos de estos organismos han desarrollado potentes mecanismos que evaden su efecto haciéndoles resistentes, por lo que pueden seguir actuando en el organismo aun si la persona toma las dosis recomendadas.

Esta resistencia se encuentra estrechamente relacionada con el fácil acceso a los antibióticos, que se explica por el aumento de la disponibilidad global y la venta incontrolada y sin prescripción médica en muchos países6. Otros factores involucrados son la interrupción del tratamiento antes de lo indicado o la omisión de dosis

De igual forma, vale señalar que algunos antibióticos se usan ampliamente en la agricultura y cría de animales de granja, lo que también influye en la aparición de resistencia ya que muchas bacterias que afectan a las personas provienen del contacto con animales.

La resistencia bacteriana genera altos impactos económicos y en mortalidad

En relación con la mortalidad, estudios indican que para el año 2050, el número de muertos a nivel mundial podría alcanzar cifras asombrosas: 10 millones de fallecimientos al año, lo que significa una persona cada 3 segundos. Hoy, alrededor de 700.000 personas mueren cada año por infecciones resistentes a los antibióticos. Por otra parte, si el aumento de la resistencia a los medicamentos no se ralentiza, se estima que, para 2050, se alcanzarían pérdidas en producción global por el orden de $ 100 billones de dólares debido al aumento de las infecciones resistentes a los medicamentos.

La pandemia: un potenciador de la resistencia bacteriana

Actualmente, al exceso de prescripción y uso incorrecto de los antibióticos por parte de los pacientes se suma la pandemia del coronavirus, que ha surgido como un nuevo escenario que eleva la amenaza de resistencia a los antibióticos. Estudios indican que la mayoría de las personas con infección por el virus experimentarán síntomas de fiebre, tos seca y cansancio, que son signos de una infección viral y que, por lo tanto, no se pueden tratar con antibióticos dado que estos nos están diseñados para ese tipo de enfermedades. No obstante, una revisión de caso a 3.338 pacientes con el virus encontró que el 71,8% de estos recibió antibióticos, a pesar de que solo el 6,9% tenía una infección bacteriana para la que sí se deben medicar estos fármacos.

¿Qué hacer para contrarrestar la resistencia bacteriana?

Las autoridades de salud de todo el mundo vienen trabajando en medidas que buscan reducir el impacto de la resistencia bacteriana y limitar su propagación. Es por esto que la OMS y diferentes entidades comprometidas con la salud y el bienestar buscan dar conocer una serie de recomendaciones para la población general, a fin de prevenir y controlar este fenómeno.

La principal recomendación es que el uso de antibióticos se dé únicamente cuando los prescriba un profesional médico. De igual manera, es vital seguir las instrucciones de los expertos con respecto a su uso y dosificación, así como evitar usar medicamentos que les hayan sobrado a otra persona: cada tratamiento es personal. Además, a manera de prevención de infecciones bacterianas, se recomienda el lavado continuo de manos, preparar alimentos en buenas condiciones higiénicas, evitar el contacto con enfermos, protegerse durante las relaciones sexuales y mantener el esquema de vacunación al día.



MÁS INFORMACIÓN

Facebook
%d bloggers like this: