Reseña de la película El cielo esperará – Cine y Tv – Cultura


Internet, el universo de las opiniones y del exceso de puntos de tino, se ha convertido poco a poco en el medio por el que algunos tratan de moldear conciencias, engañar y transfigurar de forma radical a quien está del otro flanco de la pantalla.

Ese es el aspecto esencial que maneja el filme El bóveda celeste esperará, un drama que se centra en la forma como dos adolescentes sufren la transgresión de su ámbito emocional y social a través de un adoctrinamiento realizado por grupos radicales.

Son anónimos con la tarea específica de cultivar sus ideas en una audiencia que puede ser impresionable o que ha lidiado con carencias emocionales: carnada perfecta para una transformación impactante. Precisamente en ese contexto se mueve la trama de El bóveda celeste esperará, que se puede ver en las salas de cine del país.

Esta producción paseo en torno a Sonia, una pipiolo que es sospechosa de fraguar un posible atentado, y Mélanie, quien poco a poco va dejando su coito por la interpretación del chelo para hundirse en una mentirosa intriga en la red en la que van lavando su cerebro por una causa terrorista.

Cerca de asegurar que esta no es una cinta de bono, sino una exploración casi educativa del engendro en el que se analiza la metamorfosis de las víctimas y el impacto en sus familias, a la par con algunos procesos de restauración emocional de quienes ya han sido dañados por ideologías de odio.

La errata de afecto y de espacios de discusión entre padres e hijos se plasman en este filme, dirigido por Marie-Castille Mention-Schaar, en el que las redes sociales y la web amplifican espacios de expresión y diálogo. En el caso de las protagonistas, un misterioso personaje va ganando su atención y su cariño a pesar de estar a miles de kilómetros de distancia.

“Quienes se dedican a engañar a los jóvenes hacen muy aceptablemente su tarea (…). Ellos saben poco a poco cuando poco les duele a los jóvenes o los afecta y tienen muy claro qué ofrecerles”, explica la realizadora en entrevista con EL TIEMPO.

La directora hizo una investigación profunda y tuvo contacto con jóvenes que sufrieron ese cambio para dar vida al filme.

Aunque su mensaje podría tener un aspecto desesperanzador por el poderío de quienes cumplen esa tarea, lo cierto es que la película ofrece una amenazador verdad: la errata de atención de los padres al exceso de información y, sobre todo, la carencia de canales de comunicación con sus hijos.

“A muchos jóvenes no hay quien los escuche y los adultos parecen no darse cuenta del poder de internet, de la multitud de material y de las personas con quienes nuestra lozanía está en contacto”, puntualiza la directora.

“Muchos de esos jóvenes buscan un propósito en la vida; quizá poco espiritual o un sentido de ser útil en esta palabra o alejarse de un mundo tan material”, opina. El lío es que ese sueño se distorsiona y hay que exponer esa dura existencia: El bóveda celeste esperará lo logra sin tanta violencia.
El dolor del cambio

Otra de las películas que analiza el poder de grupos como el Estado Islámico (EI) en la lozanía es ‘Road to Istambul’, que describe el delirio de una causa desde Bélgica hasta Siria, para apañarse a su hija que ha sido seducida por el mensaje de odio de ese congregación extremista. “Me interesaba analizar el dolor de una causa que vive esa situación (…). No solo el impacto mediático, sino lo que implica enfrentarse al hecho de que su hija se ha convertido en otra persona, una desconocida”, comentó el director de esa película, Rachid Bouchareb, en una entrevista con EL TIEMPO el año pasado.

“No quisiera divulgar, pero estos casos se dan con frecuencia en familias fracturadas, en las que errata uno de los padres”, dijo.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO



MÁS INFORMACIÓN


¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: