Realizan en EU primera prueba en humanos de vacuna contra el Covid-19


El primer ensayo clínico en humanos para probar una posible vacuna contra el nuevo coronavirus arrancó el lunes en Seattle, dijeron el lunes autoridades de salud de Estados Unidos, haciendo crecer las esperanzas en la lucha mundial contra la enfermedad.

Sin embargo, puede pasar de un año a 18 meses antes de que esté disponible, una vez que haya pasado más fases de prueba para demostrar que funciona y es segura.

Los Institutos Nacionales de Salud (NIH) confirmaron el inicio en un comunicado: “El primer participante recibió la vacuna experimental hoy”, se indicó.

“El ensayo clínico abierto incluirá la participación de 45 adultos voluntarios saludables de entre 18 y 55 años durante aproximadamente seis semanas”, detalló la nota.

La vacuna fue desarrollada por científicos y colaboradores del NIH en colaboración con la empresa de biotecnología Moderna, con sede en Cambridge, Massachusetts.

La Coalición para la Innovación en la Preparación de Epidemias (CEPI), con sede en Oslo, Noruega, también proporcionó fondos para la implementación de la prueba.

El ensayo de Seattle estudiará el impacto de diferentes dosis administradas por inyección intramuscular en la parte superior del brazo del paciente, al tiempo que los participantes serán monitoreados para detectar efectos secundarios como dolor o fiebre.

“Encontrar una vacuna segura y efectiva para prevenir la infección de SARS-CoV-2 es una prioridad de la salud pública”, declaró Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.

“Esta fase 1 del estudio, lanzada en un tiempo récord, es un paso importante para alcanzar este objetivo”, agregó.

Actualmente no hay vacunas o tratamientos aprobados contra la enfermedad del coronavirus, conocida como Covid-19, que ha infectado a más de 175 mil personas en todo el mundo desde que se ubicó por primera vez en el centro de China a fines de diciembre.

A la fecha el mal se ha cobrado 7 mil muertes, según un recuento de AFP, la mayoría en China seguido luego de Italia.

Los gérmenes del coronavirus son esféricos y tienen picos sobresalientes en su superficie, lo que les da la apariencia de una corona. El pico se adhiere a las células humanas, permitiendo que el virus ingrese.

La candidata a vacuna de Moderna contiene la información genética para este pico en una sustancia llamada “ARN mensajero”.

Inyectar un ARN mensajero en un cuerpo humano hace que se desarrolle en el interior del cuerpo, desencadenando una respuesta inmune sin necesidad de infectar a la persona con el virus completo.

Los laboratorios farmacéuticos y de investigación de todo el mundo compiten por desarrollar tratamientos y vacunas para el nuevo coronavirus.

Por ejemplo, un tratamiento antiviral llamado Remdesivir, realizado por la estadounidense Gilead Sciences, ya se encuentra en las etapas finales de los ensayos clínicos en Asia y los médicos en China han informado que ha demostrado ser efectivo para combatir la enfermedad.

Pero solo los ensayos aleatorios permiten a los científicos saber con certeza si realmente ayuda o si los pacientes se habrían recuperado sin él.

Otra estadounidense, Inovio, que está creando una vacuna basada en el ADN, ha dicho que iniciará ensayos clínicos el próximo mes.

El coronavirus avanza y la carrera contrarreloj por la vacuna para frenarlo ya está en curso.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: