¿Qué tienen en común Alec Baldwin, Justin Bieber y Bella Hadid? Claves para entender la enfermedad de Lyme



[responsivevoice_button voice=”Spanish Latin American Female” buttontext=”Escucha esta noticia”]

El pasado miércoles, a través de su cuenta de Instagram, el cantante Justin Bieber confesaba que padece la Enfermedad de Lyme. Y lo revelaba tras los rumores que, desde hace un tempo, corren en las redes sobre su delgadez y su aspecto físico. Pero ¿qué es esta rara enfermedad, qué la produce y por qué puede llegar a ser grave?

Qué es la enfermedad de Lyme y qué síntomas produce

La Enfermedad de Lyme es una enfermedad infecciosa de origen bacteriano que en los seres humanos se produce tras la picadura de una garrapata infectada. A no ser que el paciente sea consciente de la picadura de la garrapata, es difícil de diagnosticar, pues sus primeros síntomas se parecen mucho a los de otras enfermedades, como a la gripe, ya que causa fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, dolores musculares, ganglios inflamados o cansancio, además de un eritema debido a la infección. Este síntoma, se conoce como eritema migratorio y suele aparecer entre 3 y 30 días después del contagio, es muy característico de esta infección. Es una inflamación que no causa picor o dolor, pero que está caliente al tacto y cuya forma recuerda al de un blanco de tiro. Puede llegar a agrandarse hasta los 30 centímetros y presentarse en cualquier parte del cuerpo, sobre todo si no se trata.

Otros síntomas que van apareciendo, según avanza la infección si no se trata, incluso después meses y años, son:

•Artritis. Dolor e hinchazón en las articulaciones, especialmente en las grandes y muy frecuentemente en la rodilla, aunque puede cambiar de una articulación a la otra. Este dolor puede trasladarse de manera crónica también a huesos, tendones y músculos.

•Irregularidades en el rito cardíaco, lo que se conoce como carditis de Lyme.

•Dolores de cabeza intensos y rigidez en el cuello.

•Inflamación en el hígado.

•Problemas neurológicos graves, como meningitis, entumecimiento en las extremidades, parálisis facial (parálisis de Bell), mareos, neuralgias, problemas de memoria, inflamación en el cerebro o la médula espinal…

A largo plazo, y en algunas ocasiones, puede producirse un daño irreversible en las articulaciones y el sistema nervioso y en raras ocasiones, incluso la muerte.

Evitar que nos pique una garrapata es la única forma de prevenir la enfermedad de Lyme.
Nicooografie / Pixabay

Cómo se trata

Para que le enfermedad de Lyme no avance y pueda curarse es imprescindible tratarla con antibióticos lo antes posible. Puesto que los anticuerpos de la bacteria que los produce no suelen aparecer en la sangre hasta pasadas al menos dos semanas, si existen sospechas, el médico puede prescribir un tratamiento preventivo. Los antibióticos orales serán siempre la primera alternativa, pero si la enfermedad ya ha afectado al sistema nervioso también es muy común el tratamiento con antibióticos por vía intravenosa, más eficaces para tratar la infección. Aun así, aunque la infección suele desaparecer con el tratamiento, es probable que los síntomas se aleguen en el tiempo, y en algunos casos que se prolonguen durante toda a vida en forma de dolores articulares y musculares o fatiga. En estos casos, sólo se podrían tratar los síntomas.

¿Se puede prevenir?

La forma de prevenir el contagio de la enfermedad de Lyme es evitar que te pique una garrapata o que esta te contagie. Para ello, el Ministerio de Sanidad recomienda:

•Evitar las zonas boscosas o con matorrales entre mayo y octubre, cuando más activas están las garrapatas.

•En caso de hacerlo, caminar por los caminos evitando la vegetación y llevar ropa que cubra todo el cuerpo: calzado cerrado, pantalón largo, manga larga, etc. Y preferiblemente de color blanco para ver más fácilmente las garrapatas en caso de que de adhieran a la ropa.

•Revisa tu cuerpo -y el de tu perro si lo tienes- después del paseo. Pon especial atención en zonas calientes y húmedas, como detrás de las orejas y las rodillas, las ingles, las axilas o el ombligo.

Si durante esta revisión notamos que tenemos una garrapata adherida en la piel, que no cunda el pánico, pues para que trasmita la enfermedad, tiene que estar adherida varias horas. Para extraerla, se recomienda:

•Hacerlo cuidadosamente con unas pinzas tirando hacia arriba, sin aplastar.

•Limpiar muy bien la herida con agua, jabón un antiséptico.

•Lavarse bien las manos.

•Observa la herida en los días siguientes. Si aparece erupción, inflamación, fiebre o cualquier de los síntomas descritos antes, acudir a un médico urgentemente.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: