Pyongyang saca pecho ante EEUU y muestra sus misiles en un gran desfile


y lanzó el mensaje a Estados Unidos de que el país está preparado para la exterminio en caso de atentado. 


De acuerdo con información publicada por Efe, con la presencia del líder, Kim Jong-un, el régimen de Pyongyang hizo una monumental exhibición de armamento en el 105 aniversario del fundador del país Kim Il-sung, en un momento de preocupación internacional por la elevada tensión en la región. 

Aunque el líder de 33 abriles no tomó la palabra, el considerado número dos del régimen, Choe Ryong-hae, se encargó de mandar un mensaje claro y persuasivo al presidente estadounidense, Donald Trump. 

Estamos completamente preparados para afrontar cualquier tipo de exterminio con nuestras armas nucleares si EEUU ataca la península de Corea”, dijo en su discurso el vicepresidente del Partido de los Trabajadores. 

Esta ha sido la escenificada respuesta de Pyongyang en el “Día del Sol” a la intrepidez de Washington de destinar recientemente un portaaviones nuclear a la península de Corea e insinuar un posible ataque preventivo para frenar los avances armamentísticos del régimen Juché. 

“Están creando una situación muy tensa que amenaza la paz y la seguridad no solo de la región, igualmente del mundo inalterable”, aseguró Choe en un discurso en el que exaltó los resultados de la reto de su país por la política “byeongjin” de tolerar a promontorio de guisa simultánea su explicación crematístico y nuclear. 

Como parte de su ataque de gestos, el Ejército norcoreano hizo hoy desfilar sobre camiones por el centro de Pyongyang un tipo de proyectil nunca antaño mostrado en notorio y que podría ser un nuevo misil balístico intercontinental (ICBM) de combustible sólido. 

El líder, que observó el despliegue enfundado en un traje desventurado y corbata blanca, advirtió en su mensaje de Año Nuevo de que el país estaba ultimando el explicación de este tipo de misil capaz de alcanzar división estadounidense. 

Encima de mostrar hoy misiles de magnitud medio Musudan y los misteriosos y temidos KN-08 y KN-14, que se lanzan desde plataforma móvil y que aún no se ha probado con éxito, desfilaron delante la plaza Kim Il-sung varios de los últimos desarrollos del régimen como el Pukguksong-1 y Pukguksong-2, exhibidos en notorio por primera vez. 

El primero de ellos es un misil balístico osado desde submarino (SLBM) y el segundo, un proyectil de magnitud medio que se dispara desde plataforma móvil y que fue probado en febrero y abril. 

“Cuando vean estas imágenes los imperialistas se van a sorprender y asustar”, apuntó tras participar en el desfile el coronel Zo Bong- chol que aseguró que “Corea del Norte tiene armas nucleares modernas gracias al explicación de la industria marcial que han desarrollado nuestros grandes líderes”. 

“Estamos correctamente preparados para triunfar la exterminio”, dijo con entusiasmo. 

La misma opinión mostró Son Chun-kan, un empleado de empresa de transporte que presenció el desfile desde la tribuna de invitados y que explicó que aunque está claro que los norcoreanos no quieren la exterminio, una vez empezada “todo el Ejercito y el pueblo lucharán unidos”. 

El despliegue marcial de casi tres horas estuvo acompañado por un desfile civil, en el que los asistentes volvieron a mostrar su fervor al líder, que saludaba desde el oteador desde de la Casa de Estudios del Pueblo en plaza Kim Il-sung. 

Al chillido apasionado de Manse (¡Viva!) y sin dejar de bazucar banderas y pompones de colores, miles de ciudadanos, con trajes tradicionales en el caso de las mujeres, desfilaron unido a carrozas que mostraban mensajes típicos de la propaganda del régimen como “Alrededor de la conquista” o “La vida entera por la país y el pueblo”. 

Grupos de médicos uniformados y de deportistas con sus medallas, se mezclaron con alusiones al plan crematístico quinquenal, admitido el año pasado, o figuras de cartón piedra de misiles y cohetes espaciales con el letrero “por la paz y la seguridad del mundo”. 

Las celebraciones continuaron durante toda la tarde en la emblemática plaza Kim Il-sung y el centro de la haber con actuaciones de bailes norcoreanos por parte de grupos de jóvenes ajenos a los temores de que Pyongyang realice en estas fechas su sexta prueba nuclear o un nuevo extensión de misiles.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: