Pruebas para el impeachment a Donald Trump en Estados Unidos se entregará – EEUU y Canadá – Internacional




En medio de la crisis política internacional que atraviesa el gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, la líder de los demócratas en el Congreso, Nancy Pelosi, dio luz verde para enviar al Senado la acusación contra el mandatario, un paso esencial para la apertura del juicio político, al solicitar una votación “la próxima semana”.

(Lea también: Cámara Baja de EE. UU. aprueba moción contra acciones de Trump en Irán)

“He pedido al presidente del Comité Judicial (de la Cámara Baja), Jerry Nadler, que esté preparado para traer al hemiciclo la próxima semana una resolución para designar a los jefes (del juicio político) y transmitir los cargos políticos al Senado“, dijo
Pelosi en una carta dirigida a los demócratas, publicada este día por los medios de comunicación.

Pelosi esperó más de tres semanas antes de iniciar la acusación en el Senado, clave para que el juicio comience. La expectativa es que se celebre a fines de este mes.

(Lea también: Juicio a Trump dispara aún más la polarización en EE. UU.)

El pasado 18 de diciembre, la Cámara Baja, dominada por los progresistas, aprobó los cargos políticos de abuso de poder y obstrucción al Congreso contra Trump por haber presionado a Ucrania para que investigara a su rival político y exvicepresidente Joe Biden, actual precandidato de los demócratas a las elecciones presidenciales de noviembre de este año.

El juicio político, cuya fecha todavía no se ha fijado, tiene que celebrarse en el Senado, de mayoría republicana, pero no puede comenzar hasta cuando la Cámara Baja nombre a los llamados managers of impeachment en inglés, que son los miembros de esta cámara que harán de fiscales en el proceso de destitución.

El siguiente trámite tras la designación de los “jefes del juicio político” es que
Pelosi entregue formalmente los cargos al Senado. Hasta ahora, la presidenta de la Cámara Baja ha retrasado la entrega de las acusaciones políticas contra Trump, con el argumento de que necesitaba conocer las normas que regirán el juicio político, que deberá establecer el Senado.

Los demócratas quieren que los senadores, que actuarán de jurado en el proceso de destitución, escuchen el testimonio de nuevos testigos en el caso para que el juicio político sea justo.

El líder (Mitch) McConnell no quiere presentar testigos ni documentos a los senadores y al pueblo estadounidense para que puedan hacer un juicio independiente sobre las acciones del presidente

“El pueblo estadounidense ha expresado claramente su visión de que deberíamos tener un juicio (político) justo con testigos y documentos, con más del 70 % del público declarando que el presidente debería dejar a sus principales asistentes que testifiquen”, dijo Pelosi en la misiva, en referencia al veto de la Casa Blanca a que funcionarios de la Administración testifiquen, como pasó durante la investigación de juicio político.

(Lea, además: Esto es lo que debe saber sobre el juicio político a Trump en EE. UU.)

En ese sentido, opinó: “El líder (Mitch) McConnell no quiere presentar testigos ni documentos a los senadores y al pueblo estadounidense para que puedan hacer un juicio independiente sobre las acciones del presidente”.

El martes, McConnell, líder de los republicanos en la Cámara Alta, dijo que su partido tenía los votos necesarios para aprobar una resolución para fijar las reglas que regirán el juicio político, que podrían ser similares a las que hubo durante el proceso contra el expresidente Bill Clinton (1993-2001).

El caso contra Trump, que tiene visos de acabar con un resultado favorable para él en el Senado por la mayoría republicana existente en esta Cámara, se desencadenó por una queja de un informante de la Inteligencia del país, tras una llamada telefónica en julio del Presidente con su homólogo ucraniano, Volodímir Zelenski, en la que le presionó para que investigara a Biden y a su hijo Hunter.

EFE



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: