Planear la maternidad es una decisión | EL UNIVERSAL




A la hora de tomar la decisión de tener o no un hijo existen múltiples factores a considerar, entre ellos los sociales, psicológicos y biológicos. Lo mismo sucede cuando las mujeres que deciden tener hijos se plantean el “cuándo ser mamá”. Una decisión crucial en la vida de cualquier persona, que cada vez más se empieza a postergar, en gran medida, porque las mujeres han cambiado sus prioridades.

Frente a este panorama de postergación de la maternidad, un estudio realizado por Ferring e Invamer encontró que las mujeres no conocen muy bien su ciclo de vida, y más de un 60% considera que en el momento en que tomen esa decisión, podrán concebir sin ningún problema. No obstante, hay un hecho que muchas pasan por alto y es que, biológicamente, las mujeres nacen con un número de óvulos fijo y que éstos, a su vez, bajan de calidad con la edad.

La edad ideal para ser mamá

· A los 20 años el cuerpo de la mujer se encuentra en su pico de fertilidad y en las mejores condiciones para ser madre.

· Cuando inician los 30 y sobre todo después de los 35 la posibilidad de quedar embarazada se reduce solo a un 20%. Esto quiere decir que de cada 100 mujeres que intente quedar embarazada solo 20 lo conseguirán y 80 tendrán que seguir intentando.

· Mientras que, a los 40 años, la situación empeora y la probabilidad de quedar embarazada es inferior al 5%.

Una decisión aplazada

Las mujeres tienen un número fijo y único de óvulos que corresponde a la reserva ovárica de cada una de ellas. En este marco, el deterioro de la reserva ovárica es uno de los principales problemas que se observan en las clínicas de fertilidad y va ligado fundamentalmente a la edad de la mujer. A mayor edad, se produce un menor número de óvulos y con una calidad inferior, lo que genera más dificultades para conseguir el embarazo. Esta condición las conduce a recurrir a Técnicas de Reproducción Asistida (TRA) tras varios años de intento.

En este sentido, es importante tener en cuenta que, al tiempo que las mujeres desarrollan sus proyectos profesionales y sueños personales, el ciclo de vida reproductivo avanza. De hecho, cada una nace con aproximadamente un millón de óvulos; en la pubertad, esa cifra disminuye a casi 300 mil; luego de la primera menstruación este número sigue decayendo, de modo que solamente 300 óvulos serán liberados durante los años reproductivos.

Es decir que, si una mujer decide tener hijos en edades avanzadas, los óvulos restantes podrán ser pocos o no tener las características genéticas idóneas. Es por lo anterior que, uno de los principales retos de las jóvenes profesionales de hoy en día, es hacer que su reloj biológico coincida con el momento que han definido como el mejor para ser madres.

Congelación de óvulos como método

La preservación de óvulos a través de la congelación o vitrificación, se convierte en una de las opciones que existen en la actualidad, para que las mujeres planeen su fertilidad y puedan aplazar su maternidad para el momento en el que se sientan preparadas y así lo deseen. De este modo, también pueden planear ser madres de la misma forma que planifican sus carreras, viajes y demás proyectos de vida.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: