Pese a pandemia, Cuba abre puertas al turismo


Provista de guantes y mascarilla, Olga García limpia con paciencia y desinfectante los muebles del hotel donde de trabaja, esperando visitantes. Cuba también le cierra las puertas al coronavirus pero, a diferencia de otros países, deja abiertas sus fronteras al turismo, su motor económico. “Al conocerse del coronavirus, hemos extremado las medidas de limpieza”, dice una camarera de 47 años, la mitad de ellos en el oficio, en el emblemático Hotel Nacional de La Habana.

Mientras un número creciente de naciones cierran fronteras, Aduanas de Cuba informó que por ahora permite ingresos normales, pero aplica un amplio plan de vigilancia y control de posibles casos.

Y no es para menos: de los cuatro casos confirmados en la isla hasta el momento, tres son turistas oriundos de Italia, epicentro del coronavirus. Eso sí, la cuarentena es sólo para casos sospechosos, independientemente de la nacionalidad.

Son los mismos cubanos quienes colaboran en la vigilancia. En el caso de estos tres europeos, el taxista y la guía turística que los atendieron en el centro de la isla informaron a las autoridades que uno de los visitantes estaba mal y “tosía mucho”.

Hasta el viernes pasado, de 149 sospechosos en aislamiento, 65 eran extranjeros, varios de ellos turistas. “Cuando notamos que algún cliente tiene algún síntoma respiratorio (…) automáticamente informamos a la dirección”, añade la camarera.

¿Y después? “Si es sospecha del coronavirus, lo dejamos en la habitación con aislamiento. Activamos el protocolo de vigilancia epidemiológica, se llama al SIUM (ambulancia)”, y es trasladado, según indicaciones del Ministerio de Salud.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: