ONU pondrá fin a la misión de paz en Haití – Más Regiones – Internacional


El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas votó de forma acorde el jueves a valía de poner fin a su labor de paz en Haití, que estuvo activa por 13 primaveras, y reemplazarla con un cuerpo policial más pequeño que podría ser retirado luego de dos primaveras si el empobrecido país pone en funcionamiento su propia fuerza.

La labor, conocida como MINUSTAH y que contó con enviados de muchos países de América Latina, se ha trillado salpicada por polémicas como acusaciones de extralimitación sexual. El Consejo dijo que las elecciones en Haití y la aceptación de un nuevo presidente son un “hecho importantísimo para la estabilización” del país caribeño.

“Ahora necesitamos una labor nueva y configurada que esté centrada en el cumplimiento de la ley y de los derechos humanos en Haití”, dijo el embajador sajón en presencia de la ONU, Matthew Rycroft.

“Los cascos azules hacen un trabajo utópico pero son muy costosos y deberían ser empleados cuando sea necesario. Apoyamos terminar con esa labor y convertirla en otra dispositivo. Y creo que veremos lo mismo en otras partes del mundo“, añadió.

El obturación de la labor en Haití, con un costo de 346 millones de dólares, fue recomendado por el secretario militar de la ONU, Antonio Guterres, en momentos en que Estados Unidos quiere descontar los montos con los que financia estos cuerpos.

Actualmente hay 2.342 soldados de la ONU en Haití, que se retirarán en los próximos seis meses. La nueva labor será establecida por un plazo innovador de seis meses, desde octubre de este año a abril de 2018.

La labor de la ONU fue desplegada en 2004 cuando una insurrección llevó al derrocamiento y posterior expatriación del por entonces presidente Jean-Bertrand Aristide. Haití sufrió varios desastres naturales en los últimos primaveras, incluyendo un devastador hecatombe en 2010 y el paso del huracán Matthew el año pasado.

Lucien Juramento, portavoz del presidente haitiano, Jovenel Moise, elogió la labor de la ONU. “La ONU nos ha ayudado a pasar difíciles momentos, pero no podemos pender de ellos indefinidamente para la seguridad y la estabilidad del país”, declaró.

En el pasado, efectivos de la ONU han sido acusados de extralimitación sexual y de introducir una invasión de cólera, que no estaba presente en el país hasta que miembros de la labor lanzaron aguas residuales a un río. Naciones Unidas no acepta responsabilidad admitido por la aparición de esa enfermedad, que ha contagiado a 800.000 personas y causado la crimen de unas 9.300.

REUTERS




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: