Mujeres del joropo: portadoras de tradición y, a su vez, renovación – Música y Libros – Cultura



[responsivevoice_button voice=”Spanish Latin American Female” buttontext=”Escucha esta noticia”]


Aunque en esta edición del Torneo Internacional del Joropo (que por primera vez se realiza de forma virtual y que termina este 11 de octubre en Villavicencio), María Alejandra Castillo no estará en la tarima del encuentro, como participante o invitada, no olvida su primera vez allí.

Tenía 10 años y esa tarima fue el sueño, como lo sigue siendo para todos los artistas llaneros, por eso, esa oportunidad me marcó”, dice esta hija de Villavicencio, de 26 años y con dos discos grabados.

En esta ocasión es la encargada de la logística, de ajustar y definir la programación del evento, revisar que los videos de los artistas sean de la misma calidad, comprobar que la plataforma de votaciones virtual funcione correctamente y repasar que la entrega de los resultados sea clara. En síntesis, que todo funcione bien para los participantes y el jurado.

María Alejandra grabó a los 11 años su primera producción y su carrera se disparó. Es un talento de la música llanera, pues además de cantar, toca arpa, cuatro, maracas, bandola y baila joropo). Arauca, Casanare, Meta y Vichada son los departamentos que más frecuenta con su arte, donde es querida y admirada. Además, ha mostrado su arte en Panamá, México y Estados Unidos.

Sabe, además, que la mentalidad sobre el machismo en el joropo ha ido cambiando, aunque no como quisiera, pero “las mujeres hemos venido ganando espacio: este año, el 60 por ciento de artistas invitadas somos mujeres”.

Milena Benites, otra gran defensora de los sonidos del Llano.

Milena Benites, otra gran defensora de los sonidos del Llano.

Foto:

Torneo Internacional del Joropo

La voz criolla de Milena Benites
Con 162.000 seguidores en Instagram y 365.000 en Facebook, la cantante Milena Benites es una de las más conocidas del género.

“No sigo protocolos ni estrategias en las redes sociales, incluso pasan días sin que publique algo, prefiero que me extrañen. Subo contenidos espontáneos, como cantar, no se me ocurre nada ‘libreteado’, especialmente muestro a mis mascotas o cuento cosas graciosas, porque no me gusta el odio en las redes”, dice.

De 25 años, comenzó en el joropo hace 12 gracias al impulso de su papá. Ah Llano pa’ ser bonito es su más reciente disco.

Ocho veces ha sido invitada al Torneo Internacional del Joropo y solo ha participado una vez, en el 2015, ganando en voz femenina (categoría que se dividió en voz criolla y voz estilizada). “Esa tarima es especial: adoro cantar en mi tierra llanera”, comenta.

En este 2020 no solo presentó un espectáculo de joropo sino que fue jurado de la fase eliminatoria en categorías voz y declamación, y tuvo que calificar, virtualmente, a 50 aspirantes.

Sabe que “todavía hay machismo en nuestra cultura, cantan más hombres que mujeres y ellos son más en las mesas de los jurados. En las imágenes de publicidad de torneos anteriores mostraban fotos de 10 hombres, y en un grupo base los músicos y copleros suelen ser hombres”, comenta.

Por eso, está dispuesta a seguir haciendo la diferencia con sus colegas. “Quiero representar a la mujer que se empodere igual o mejor que los hombres en el joropo, como el ‘Cholo’ Valderrama, Wálter Silva o Reinaldo Armas. Mi música es más comercial o universal, el llanero tiene léxico y palabras muy regionales, y las adapto para que todos la entiendan, par que llegue a la gente del interior. Mi estilo no es tan nasal como el llanero, mi voz es recia y fuerte”, explica.

Abogada, vive con su esposo, un profesional de otra muestra de la cultura llanera: el coleo. Tienen tres perros, tres gatos y un marrano, y viven en Castilla La Nueva, a 45 minutos de Villavicencio.

Un canto contra el cáncer

Fabiana Bravo tiene vos estilizada y aunque no es tan viral como Benites, es compositora y escribió la canción del centenario de Acacías.

La música llanera le ayudó a Fabiana Bravo en su lucha contra el cáncer.

La música llanera le ayudó a Fabiana Bravo en su lucha contra el cáncer.

Foto:

Torneo Internacional del Joropo

“Tengo 34 años, nací en Villanueva (Casanare), pero me considero de Acacías porque aquí llegué hace 21 años”, dice Bravo, quien se presentó en el torneo como invitada el pasado jueves.

En su casa, de las cinco hermanas, cuatro cantan. Ella comenzó en novenas navideñas y concursos intercolegiados. Además de cantar es instructora de técnica vocal y directora coral polifónica. Pero la lucha más grande de esta ingeniera industrial ha sido contra un cáncer de colón.

Fue diagnosticada a los 19 años, duró tres entre cirugías y recuperación. “Cantaba en la casa y en la clínica, y así sentía que me regeneraban las células, sentía un hormigueo al cantar que, creo, me estaba salvando” recuerda. A raíz de este padecimiento no podrá ser mamá.

Hace dos años incursionó también en la música popular y ha abierto conciertos de Pipe Bueno y Jessi Uribe. Está concentrada en su sencillo Te lo regalo con ñapa, “que hace alusión a las mujeres que se meten donde no deben y, de paso, salen a deber”.

Sobre el machismo en el joropo afirma que “a partir del trabajo de Llano, el hombre se muestra como el cabrestero, el que cuida, el que ordeña y la mujer lo asiste. He luchado y batallado para pararme al lado de cualquier artista. Sí hay machismo en las programaciones de otros eventos, con un 10 por ciento de mujeres”.

Siente que esta pandemia la cambió. “Nos arrebató los micrófonos, pero no las ganas de salir adelante. Como ingeniera industrial y con mi pasión por el agro, empecé a hacer un emprendimiento de batidos, como productora de frutos como sandía, maracuyá y piña, en Acacías”.



MÁS INFORMACIÓN

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Facebook
%d bloggers like this: