Ministerio Público crea unidad de análisis delictivo y de protección a testigos


El Ministerio Público (MP), a través de las resoluciones 31 y 32 de diciembre de 2020, creó la Secretaría de Protección a Víctimas y Testigos y la Unidad de Análisis Delictivo (UAD).

Ambos despachos estarán a cargo de un fiscal superior con jurisdicción nacional.

La Secretaría de Protección a Víctimas y Testigos se encargará de la protección a testigos, peritos y otros intervinientes en un proceso penal, en especial en aquellos casos en los que puede estar en riesgo su integridad física o la de sus familiares.

La UAD se encargará del análisis de los casos con alto impacto y de establecer lineamientos para adelantar las pesquisas e, incluso, determinar si se deben aplicar ajustes a las políticas de investigación.

Este análisis puede incluir casos que se encuentren cerrados, pero que puedan tener un denominador común y que no hubiese sido detectado por las fiscalía al momento de su investigación.

La UAD estará adscrita a la Secretaría de Política de Persecución Penal, que estará a cargo de un fiscal superior que fijará los criterios de la política de persecución penal del MP.

La Secretaría de Persecución Penal tendrá la obligación, en coordinación con el procurador general de la Nación, de orientar a los fiscales en su labor de investigación penal y establecer estrategias sobre el abordaje de los procesos penales.

También se crearon las Fiscalías Superiores de Asuntos Civiles, Agrarios y Familia, la Fiscalía Superior de Ambiente, y en las comarcas Ngäbe Bugle y Naso Tjer Di, la Fiscalía Superior de Asuntos Indígenas .

Mejor coordinación

Fuentes del MP revelaron que la creación de las nuevas fiscalías y despachos para el análisis de la conducta criminal tienen como objeto optimizar la investigación en los casos relacionados con el crimen organizado y mejorar la coordinación entre las fiscalías de todo el país, y permitir un mejor uso de los recursos. Aún no se ha revelado qué funcionarios ocuparán estas posiciones.

El 25 de mayo de 2020, el procurador, Eduardo Ulloa, quien ocupa el cargo desde el 2 de enero del mismo año, anunció la rotación de varios fiscales, entre ellos, Zuleyka Moore y Aurelio Vásquez, quienes llevaban los casos de las coimas de Odebrecht y Blue Apple.

Ulloa explicaría después que necesitaba que la ciudadanía y que la comunidad jurídica sintiera “que todas estas acciones se dan dentro del mayor marco de objetividad posible”.



MÁS INFORMACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
A %d blogueros les gusta esto: