Mil personas recrean en República Checa la Batalla de los Cinco Ejércitos del ‘Hobbit’



[responsivevoice_button voice=”Spanish Latin American Female” buttontext=”Escucha esta noticia”]

Un momento de la recreación de la Batalla de los Cinco Ejércitos que aparece en la novel ‘El Hobbit’ de J.R.R. Tolkien.
EFE

Más de mil personas disfrazadas de elfos, enanos, orcos y huargos, todos ellos personajes de El hobbit, han recreado este sábado en la localidad checa de Doksy (norte) la Batalla de los Cinco Ejércitos, uno de los episodios más dramáticos de la famosa obra de J.R.R. Tolkien.

Los organizadores de ‘B5A’ (Battle of Five Armies), que dijeron contar con 1.200 personas registradas para participar, escogieron este lugar a las faldas de la fortaleza de Bezdez, 100 kilómetros al norte de Praga, para recrear los alrededores de Erebor, la Montaña Solitaria, donde el dragón Smaug guardaba el tesoro robado a los Enanos.

“Me he encargado de repartir vendas húmedas porque hacía mucho calor y con esos trajes de batalla era muy difícil pelear”, ha dicho Jarmila, una estudiante de Filosofía que llegó de Praga con muchos amigos, e hizo las veces de enfermera de uno de los ejércitos.

“Es una generación que creció con esto“, afirma la praguense, representante del colectivo de edad más numeroso, el de los participantes de entre 20 y 30 años. Había incluso niños pequeños que vieron a sus padres blandiendo armas y luchando en uno de los bandos.

La batalla estuvo precedida de numerosos rituales en los campamentos donde se asentaron los clanes.

En el libro de Tolkien, los enanos, liderados por Thorin ‘Escudo de Roble’, y acompañados por el hobbit Bilbo Bolsón, inician un aventura para recuperar el tesoro robado por el dragón.

Al final de la novela, los enanos están a punto de enfrentarse por el tesoro contra hombres y elfos, y solo la llegada de los orcos les fuerza a unirse contra el enemigo común.

Las reglas del juego en esta recreación prohíben el contacto físico y obligan a parar dos minutos al ser alcanzado por un arma.

Apuntarse costaba 18 euros (20,8 dólares) para quienes querían pelear activamente y 8 euros (9,2) para las huestes que acompañan a los guerreros.

Este evento se desarrolla a lo largo de todo el fin de semana e incluye también conferencias y pasar la noche en un campamento en condiciones espartanas y con lo mínimo imprescindible.

Para participar en esta escenificación, que se celebra por décimoctava vez en el país centroeuropeo, es obligatorio tener un disfraz homologado. Hasta ahora, ha habido un empate entre ambos bandos en el cómputo global de las pasadas ediciones.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook