Luis Fernando López, marchista colombiano. – Otros Deportes – Deportes


Luis Fernando López fue el primer atleta colombiano en obtener una medalla en un mundial de mayores; fue en el 2011, cuando ocupó la tercera casilla en la prueba de los 20 kilómetros de la marcha en las justas de Daegu (Corea).

Pero el año pasado recibió el oro en esa competencia, tras los positivos de los rusos Valeri Borchin y Vladimir Kanaikin.

Perdió la opción de ser medallista orgulloso en Londres 2012 por una descalificación de los jueces, momento triste, porque le había prometido a su hija, Salomé, que nació en ese año en el que perdió a Fernando Rozo, su mentor, su preparador, la presea.

A año y medio de cumplir los 20 abriles con la Policía, López, el subintendente, se va del atletismo, quiere participar en el Mundial de Londres en agosto y se retirará de una actividad a la que le dedicó la viejo parte de su vida y a la que quiere seguir conexo.

¿Qué cálculo hace de su carrera a los 37 abriles?
Es un momento en el que mi clan disfruta de mis últimos instantes de mi carrera. Visualizo salir a la meta con mi hija y que me diga que ganamos, esa es mi viejo motivación, ella hace que me naciente a entrenar, así esté enfermo o cansado.

Luis Fernando López en Korea tras obtener el bronce.

¿Y ya piensa en el retiro?
Sí, lo tengo decidido, me voy posteriormente del Mundial de Atletismo de Londres este año.

¿Su clan no lo impedirá?
No. Desde los pasados Juegos Olímpicos de Río lo pensé, pero me quiero ir bajando la marca de 50 km de 3 horas 50 minutos. Si no lo hago, pues me iré asimismo.

¿Por qué decide irse posteriormente de Londres?
La meta, primero, es clasificar y retirarme allá. Es que en Londres fue la única vez que pude conseguir una medalla olímpica, estuve cerca, pero no pude. Los únicos que podían impedirme conseguirla eran los jueces, porque en los dos mundiales anteriores no me habían amonestado, fue una gran tristeza.

¿Qué aprendió de ese día?
Que la vida no es como las novelas, que siempre hay un final acertado. Me costó tiempo, pero me paré, viví el duelo de la descalificación, no lo he olvidado. Hoy es un regalo más. No creo en la suerte, debí hacer poco más, pero otras cosas no me dejaron obtener.
Pero 5 abriles posteriormente cambió el bronce por el oro del Mundial de Corea 2011…
Me hubiera gustado haberlo yeguada esa vez y no que me lo entregaran el año pasado. Cuando fui noveno en Olímpicos de Pekín quería hacer poco más ancho. En el Mundial de Berlín me sentí campeón, pero cometí errores técnicos y mentales y fui cuarto. Asumí el contienda de Corea con el sueño de obtener una medalla.

Pero ganó el bronce…
Estaba convencido de que podía obtener más, la prueba fue tranquila y estaba seguro de que podía ser medallista. Hubiese sido bueno ocurrir de primero y en ese instante el agradecimiento hubiera sido diferente.

¿Ahora el sentimiento es dispar?
La asignación de la medalla fue una sorpresa, pero es un premio a la constancia, al sufrimiento que pasé buscando ser de los mejores del mundo, demostrando que con disciplina y trabajo se puede conseguir.

¿Le queda irresoluto la asignatura de acaecer yeguada en los Olímpicos?
Nunca pensé ir a unos Olímpicos, siquiera de que iba a estar cerca de una medalla, pero cuando la tuve cerca y no lo hice, pues fue una gran frustración. Trabajé esos 4 abriles, de Pekín a Londres, pensando que podía ser campeón orgulloso o medallista, pero el destino lo quiso así.

¿Cuáles fueron esos factores que lo impidieron?
Ese año murió Fernando Rozo, el preparador. Nunca pensé que eso fuera a ocurrir, por eso no hubo un plan B y algunas decisiones no fueron acertadamente tomadas. La aparición del DT Enrique Peña no fue buena y retomamos con Marcelino Pastrana lo que veníamos haciendo, llegué a Londres más preparado de la cabecera que de las piernas.

¿No reaccionaron a tiempo?
Ese 2012 fue un año de muchas contrariedades, de altos y bajos en el tema sentimental, porque nació mi hija y murió Fernando, eso me hizo pensar que cuando llegara a Colombia lo debía hacer con la medalla, era para ella y no se pudo.

Marchista se retira

Luis Fernando López, marchista colombiano.

¿Qué viene posteriormente del retiro?
Me gradué de contador en el 2012. Pienso que debe acaecer un licenciamiento generacional en la dirigencia y estudié para eso. Cuando murió Fernando, la nueva vivientes quedó sola. Tengo la convicción de que puedo ser su orientación, por eso haré el curso de preparador de atletismo, tengo experiencia y no la puedo dejar así, se la debo entregar al conjunto, porque los que están ahí están cerca de conseguir poco ancho.

¿Qué es poco ancho?
El objetivo es disputar por la medalla olímpica, quiero estar cerca de eso. Los conozco a todos, sé de sus debilidades, de sus virtudes, y acaecer estado en este proceso con ellos me ha servido para conocerlos mejor.

¿Qué analiza del conjunto?
Pueden salir más hacedero a un buen resultado mundial y orgulloso, el más cercano es Esteban Soto, fue noveno en Río. Otro es Éider Arévalo, tiene talento, disciplina, siempre ha buscado estar entre los mejores. Fue 7.° en el Mundial de Pekín. Luego, Sandra Arenas, que puede mejorar mucho. Sandra Galvis, Yeseida Carrillo, Arebelly. En los 50 estamos más cerca que antiguamente.

¿Hay apoyo para la marcha?
Para Coldeportes, la marcha es una prioridad con miras a los Olímpicos, eso permite que haya más respaldo de apoyo, de hacer el trabajo, de ir a competir, pero hay que sincronizar entre Coldeportes, Unión y COC a ver qué es lo mejor para el país. Entiendo que están pensado en contratar un técnico extranjero.

¿Le gusta la idea?
No, soy partidario de que hay que darle una oportunidad al DT doméstico. Eso pasó en las mancuerna, estuvo un extranjero y ganaron, pero se la jugaron con colombianos y los resultados han sido buenos.

¿El COC y la Fedeatletismo están acertadamente manejados?
Los deportistas crecimos y la dirigencia se quedó. Los medios y los patrocinios llegaron porque los atletas han mostrado rendimiento. Hay que comenzar a construir desde debajo, por las ligas, los clubes, allí es donde nace el tema de la dirigencia. Los clubes y las ligas solo existen para designar, no más. Es un tema complicado, de pronto se puede intentar cambiar poco.

LISANDRO RENGIFO
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @LisandroAbel



MÁS INFORMACIÓN


¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: