Leve incremento de casos de la Covid-19; el país se estanca en una meseta


Para el especialista en salud pública Jorge Luis Prosperi, el país lleva más de cuatro semanas estancado en una meseta, reportando un promedio de 650 casos diarios, lo cual es un “equilibrio peligroso” en el control de la pandemia, tomando en cuenta la reapertura de actividades económicas.

En la semana epidemiológica que concluyó ayer (del 4 al 10 de octubre) hubo 5 mil 13 casos nuevos y 68 muertes. Eso representa un incremento de 10% respecto a la semana anterior, cuando hubo 4 mil 545 casos nuevos.

En tanto, el informe epidemiológico reportó ayer un acumulado de 119 mil 666 casos de Covid-19 en Panamá, de los cuales 2 mil 482 son decesos. En las últimas 24 horas se reportaron 825 nuevos contagios y 8 defunciones. (Ver gráfica).

Covid-19: el país se mantiene estancado en una meseta

Desde el mes de julio, los casos de Covid-19 reportados semanalmente en el país vienen disminuyendo, pasando de una tasa de mil 865.5 casos por millón de habitantes a mil 126.4 a inicios de septiembre.

Se trata de un dato que, a simple vista, es “positivo”, como lo califica el especialista en salud pública Jorge Luis Prosperi. No obstante, cuando se evalúa la cantidad de casos por semana, hay algunos “peros” que el médico considera que son una “señal de alarma”.

Por ejemplo, indica que la semana pasada (del 27 de septiembre al 3 de octubre) hubo 4 mil 545 contagios, un ligero incremento en el número de casos reportados, y más preocupante es que el país lleva más de cuatro semanas estancado en una meseta, reportando un promedio de 650 casos diarios, lo cual es un equilibrio muy peligroso en el control de la epidemia.

Esto, principalmente, porque el país se encuentra en una fase de apertura de actividades económicas y, de alguna manera, de flexibilización en las medidas sanitarias. “Entonces, es claro que es muy elevada la posibilidad de contagios masivos entre los participantes y en sus comunidades y familias cuando regresen a sus hogares. Esa es la primera señal de alarma”, dijo Prosperi.

Otro aspecto que llama la atención del especialista es que lo mismo parece ocurrir con las defunciones, ya que aunque también muestran una tendencia a la disminución, esta ha sido menos intensa desde el 31 de agosto, cuando se reportaron 22.9 defunciones semanales por millón de habitantes, hasta el 4 de octubre, cuando se alcanzaron 19.7 por millón.

En este punto, Prosperi cree que aunque se mantiene una tasa de letalidad de 2.1%, se debe investigar para mejorar el qué hacer en todos los renglones de la atención que reciben los pacientes, desde que se detectan como positivos, pasando por los hoteles-hospitales, las salas de hospitalización y las unidades de cuidados intensivos.

La tercera señal de alarma para el especialista es que esta semana el número de reproducción efectiva (Rt) se estimó en 1.01. Esta cifra es apenas ligeramente superior al 1.0 que mantenía el país, pero obliga a darle seguimiento estrecho, sobre todo en los 50 corregimientos que reportan un Rt mayor de 1.0 y, por tanto, tienen mayor riego de presentar un brote.

Por último, está el asunto de las pruebas. A juicio de Prosperi es una buena noticia que la semana pasada se hicieran 35 mil 976, con una tendencia al aumento diario. No obstante, resaltó que el porcentaje de positividad está estancado.

Sobre el por qué de esta tendencia, su conclusión fue directa: tanto las instituciones como la población están cumpliendo con su parte, lo que pasa es que el enemigo (SARS-CoV-2) es feroz y ningún país lo ha logrado vencer aún.



MÁS INFORMACIÓN

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Facebook
%d bloggers like this: