La violencia y criminalidad en el contexto de la Covid-19


De manera racional se pensó que dado la perturbación social y económica que ha producido la pandemia de la Covid-19 en el mundo y en nuestro país, la cuarentena iba a provocar que los delitos se redujeran por la inamovilidad en los espacios públicos, dado el temor al contagio. El efecto fue todo lo contrario; de hecho, los homicidios y la violencia domestica fueron más significativos, sobre todo en Panamá, Colón y Panamá Oeste.

El virus no sacó de las calles a los delincuentes. Estando el comercio cerrado y, por ende, la economía paralizada, nos preguntamos entonces qué motivó que los criminales continuasen con sus actividades delictivas. ¿Por qué en los países del triángulo norte (Guatemala, El Salvador y Honduras) hubo una caída en los homicidios? ¿Cómo se puede explicar este fenómeno siendo la subregión, la zona más violenta del mundo?

La respuesta es el narcotráfico y sus secuelas. Aun cuando las medidas de confinamiento, los controles fronterizos y la disminución del comercio están frenando el consumo, el trasiego de drogas no se ha detenido del todo. De acuerdo a la Oficina de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (Onudc), los informes de Colombia indican un incremento en el tráfico de drogas por vía marítima y una disminución del tráfico de cocaína por vía terrestre. Resalta el informe que el aumento de los controles fronterizos ha dado lugar a una reducción del tráfico de cocaína por rutas terrestres y a un aumento del tráfico preexistente de cocaína por mar, en particular utilizando sumergibles para los envíos a América Central.

Las grandes incautaciones de cocaína realizadas por el Servicio Nacional Aeronaval este año, a pesar de la pandemia, refuerzan lo afirmado. Se demuestra que el tráfico de grandes envíos de cocaína sigue en marcha.

Panamá es el punto de tránsito estratégico más importante por limitar con Colombia, donde se produce la mayor cantidad de cocaína del mundo, de acuerdo a la ONU. Estas drogas no se quedan en el país por no ser un mercado atractivo, por lo que la tarea de resguardo la ejecutan las pandillas locales hasta el momento oportuno para continuar su viaje vía Centroamérica y México, hacia el mercado de mayor consumo, como lo es Estados Unidos.

A pesar de las grandes incautaciones, se ha reportado una escasez de droga, lo que puede motivar mayores demandas y una lucha intestina entre las pandillas locales por mantener el poder y control territorial para sus actividades de microtráfico.

Las grandes incautaciones de drogas por las autoridades y los tumbes que se realizan por delincuentes a los narcotraficantes, producen una reacción violenta del crimen organizado local que se paga con la vida. Esto explica el incremento del fenómeno del sicariato en nuestro país.

Mi hipótesis es que las sucesivas muertes causadas por sicarios es una lucha de poder y control territorial sobre el flujo de las drogas. Hay enfrentamientos entre pandillas que se han dividido, como es el caso de Bagdad. Los hechos ocurridos en la Joyita el año pasado no han sido olvidados, lo que todavía replica en el presente.

El panorama se complica con una Policía Nacional encarando dos frentes: uno, atendiendo su misión constitucional de proteger vida, bienes y honras de todos los asociados, y otro, de carácter extraordinario, motivado por la pandemia, en su nueva tarea de asistir, a través de la fuerza de tarea conjunta, al Ministerio de Salud, en el cumplimiento de las normas para detener los niveles de contagios. No es una excusa, es una realidad de Perogrullo, que nos indica de cierta forma una de las tantas causas que explican el crecimiento exponencial del sicariato en este contexto de la Covid-19.

La política criminológica, después de un largo proceso de revisión, será convertida en ley de la Republica y de dominio público, para que la ciudadanía se empodere de ella y sea parte fundamental en este esfuerzo.



MÁS INFORMACIÓN

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Facebook
%d bloggers like this: