La pandemia del nuevo coronavirus deja más de 1.3 millones de muertos en el mundo


Más de 1.3 millones de personas han muerto en el mundo por el nuevo coronavirus, que no da tregua en Estados Unidos, donde la ciudad de Nueva York se preparaba este sábado para cerrar las escuelas, mientras una Europa reconfinada atisba una ligera mejora de la pandemia.

Al menos 1.305.039 muertes, de 53.4 millones de casos de nuevo coronavirus, han sido declaradas en el mundo, según un recuento realizado por la AFP a partir de fuentes oficiales el sábado.

Mientras Europa aumenta restricciones, América Latina y el Caribe, que acumula casi 421,00 fallecidos y roza los 12 millones de contagios, inició recientemente el levantamiento progresivo de medidas en algunos países, como Chile, que ha anunciado la reapertura de su frontera a extranjeros tras ocho meses de cierre.

El número de contagios en el resto de continentes sigue aumentando, salvo en Oceanía. Pero es sobre todo en Estados Unidos donde la situación es más alarmante: cerca de una de cada cinco muertes ha tenido lugar en este país, el más enlutado del mundo con 244,364 muertos de más de 10.7 millones de casos.

Nueva York, la ciudad estadounidense más afectada durante la primavera boreal, el número de test positivos -que permaneció un tiempo cerca del 1%- aumenta ahora diariamente y el viernes superó, por primera vez, el umbral crítico del 3%.

El alcalde Bill de Blasio, que a finales de septiembre reabrió las escuelas públicas siguiendo un modelo semipresencial, instó a los padres de alumnos a “prepararse” para su cierre el lunes.

SIN CONFINAMIENTO

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, ya había anunciado el cierre de bares y restaurantes, una medida generalmente bien aceptada en “la ciudad que nunca duerme”, donde el desconfinamiento ha sido muy paulatino.

Con más de 23,000 muertos registrados en la metrópolis, aún está muy vivo el recuerdo de los camiones morgue y las tiendas erigidas delante de los hospitales en marzo y abril.

“Tendremos que cerrar todo”, advirtió el viernes Michael Mina, epidemiólogo de Harvard. “Y si no cerramos todo o buscamos alguna otra salida, la festividad de Acción de Gracias conducirá a otra explosión masiva de casos”.

Pero el presidente Donald Trump, en su primera intervención pública desde el anuncio de su derrota hace una semana -que sigue negándose a reconocer-, descartó firmemente esta posibilidad.

“Pase lo que pase en el futuro (…) esta administración no impondrá confinamiento”, dijo el presidente republicano. En cambio, prometió que la distribución de las primeras dosis de una vacuna para las personas en situación de riesgo era “cuestión de semanas”.

Este repunte de casos de la Covid-19 en Estados Unidos amenaza además el crecimiento de la mayor economía mundial, que corre el riesgo de sufrir otro revés.

La Covid-19 “todavía determina el curso de la economía”, estimó la economista Diane Swonk de la consultora Grant Thornton, en un análisis.



MÁS INFORMACIÓN

Facebook
%d bloggers like this: