la novela que narra la llegada de un nuevo Jesús


Acaba de finalizar la Semana Santa, en donde los creyentes conmemoran la Pasión de Cristo: la última cena, el viacrucis, la muerte y resurrección de Jesús de Nazaret. En Venezuela, por ejemplo, y a pesar de la pandemia de coronavirus, muchos feligreses salieron a las calles, mientras que otros oraron desde sus hogares.

Se trata de un suceso que ocurrió hace dos mil años y es una de las bases más sólidas de la religión cristiana y la Iglesia Católica. Sin embargo, en la novela “La Tercera Resurrección”, escrita por el venezolano Alois Heigl, narra una nueva llegada de Cristo, pero con una misión un poco más malévola.

Esta novela consiste en que un poderoso grupo templario hace el esfuerzo de conseguir una muestra genética de Jesús para clonarlo y generar una nueva resurrección del hijo de Dios. En tal sentido, su idea es articular un plan para destruir la Iglesia Católica con este clon manipulado de Jesús.

Esta novela presenta un escenario surreal para muchos, pero muy posible para otros: la segunda llegada de Cristo. Sin embargo, Heigl mezcla este hipotético escenario con una trama en la que los fanáticos templarios utilizan al hijo del Señor como un arma de castigo y venganza en contra de la poderosa Iglesia.

Una historia de amor en tiempos de clonación

Johanna sería la portadora del “clon sagrado”, mientras que Gustav es el encargado de conseguir la muestra genética de Jesús. No obstante, ambos se enamoran y deciden no continuar con el plan, de manera que escapan para hacer una vida juntos, pero deben buscar que el nuevo Jesús no caiga en las manos equivocadas.

El amor verdadero es un concepto creado, una imposición de las sociedades y las religiones, un concepto que no existe. El amor real existe entre padres e hijos. Estoy convencido que la ciencia está más cerca de encontrar el concepto de Dios y espíritu que la religión en nuestros tiempos. El amor es un concepto muy ajeno a los seres humanos”, dijo Heigl en una entrevista a Latinos en Austria.

Desde hace varios años los científicos han realizado experimentos de clonación en gran variedad de animales, según indica el Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano. En tal sentido, especialistas lograron reproducir en 1979 ratones genéticamente idénticos y se han conseguid éxitos parecidos en vacas, ovejas y pollos.

No obstante, hasta el momento no se ha conseguido la clonación de seres humanos, un aspecto en el que pueden entrar aspectos éticos y morales. De tal forma, sin incluir las dificultades de conseguir la muestra genética, parece imposible una clonación de Jesús, pero no se puede saber qué ocurrirá en decenas o quizá cientos de años con científicos y equipos más avanzados.



MÁS INFORMACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
A %d blogueros les gusta esto: