La COVID se afronta con pruebas y distancia física | EL UNIVERSAL



[responsivevoice_button voice=”Spanish Latin American Female” buttontext=”Escucha esta noticia”]

Primera escena: un paciente cualquiera llega a una cita médica por consulta externa en una EPS. Segunda escena: un trabajador de la salud aborda a ese paciente y le propone realizarse una prueba de COVID-19, aunque quizá no tenga síntomas respiratorios, pues no tendría nada de raro que fuese un caso asintomático, después de todo, la ciencia ha dicho que más del 80% de los infectados ni siquiera se enteran de que cursan el virus, pero sí pueden contagiar a otros. Tercera escena: ese paciente responde con un “no” rotundo y usa argumentos que pueden ser todo, menos racionales.

De acuerdo con Coosalud EPS, por cada 3 personas a las que se les debe hacer la prueba, solo una termina realizándosela: las otras dos se niegan y se refugian en creencias falsas o erradas, principalmente:

Mito 1. Al principio de la pandemia había unos audios en los que se les decía a las personas que no se realizaran las pruebas porque los hisopos (que se introducen por la nariz o boca para tomar la muestra) estaban contaminados para contagiarlos con el mismo virus. Esa falsa creencia se ha mantenido.

Mito 2. Las personas sienten que las van a incapacitar y que no podrán salir a trabajar, por eso prefieren no hacérsela, para que no las aíslen.

Mito 3. La EPS Sanitas agrega que aún las personas sienten que “la visita del personal de salud los estigmatiza como casos positivos y no comprenden que es una actividad que se realiza en toda la población y que desafortunadamente hay barrios con más casos que otros”.

¡No bajemos la guardia!

Esta situación, unida a otras igualmente importantes como no lavarse las manos constantemente, no usar el tapabocas -o no llevarlo correctamente- y no guardar la distancia mínima de dos metros con otras personas, hace cada vez más posible un rebrote que nadie quiere. Solo hay que mirar las noticias para entender que el virus sigue entre nosotros y que aquí el que se descuida tiene que comenzar de cero: países como España y Francia, por mencionar dos ejemplos, se enfrentan a su segunda ola de coronavirus y han vuelto a endurecer las cuarentenas, con sus catastróficos efectos sociales y económicos, etc.

También depende de ti

La carrera por desarrollar una vacuna segura y eficaz contra el virus sigue a una velocidad sin precedentes, pero aún con bastantes incertidumbres: la de Johnson & Johnson y la de la prestigiosa Universidad de Oxford han tenido que parar sus ensayos por efectos secundarios que aún se estudian. ¿Y el tratamiento? La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo justo el viernes que el mayor ensayo clínico que se ha realizado durante seis meses con varios medicamentos para establecer si pueden servir para tratar casos graves de COVID-19 ha concluido sin que ninguno de los productos investigados haya mostrado la eficacia que se busca. (Lea aquí: OMS: Remdesivir, poco efectivo para prevenir muertes por COVID-19)

Todo para entender que la solución a la crisis no solo depende de los gobiernos y de la ciencia, sino de ti y de mí, de seguir rompiendo la cadena de contagios del nuevo coronavirus.

Volvimos a más de mil casos activos

Cartagena ha gestionado de forma eficiente la crisis, pero basta con salir a la calle para ver a personas sin tapabocas… La estrategia ‘Cuidémonos, Cartagena’, en la que participan 11 EPS articuladas con el Dadis y el Instituto Nacional de Salud, ha contribuido a ello, pero no será suficiente si los ciudadanos nos descuidamos; la prueba es que esta semana Cartagena volvió a sobrepasar los mil casos activos y todos los días se reportan nuevos contagios. (Le puede interesar: Tras superar los mil casos activos de COVID, Dadis llama al autocuidado)

Las EPS que participan en ‘Cuidémonos, Cartagena’ son: Salud Total, Nueva EPS, Famisanar, Mutual Ser, Cajacopi, Ambuq, Comfamiliar Cartagena, Coomeva EPS, Coosalud EPS, Sura y EPS Sanitas. Precisamente hablamos con las tres últimas acerca de la resistencia en Cartagena frente a las pruebas

En Sura EPS aseguran, sin embargo, que las limitaciones en el caso de sus usuarios han estado relacionadas con factores como la distancia, “pues algunas pruebas son en unas sedes específicas y la dificultad con el transporte público y el clima son factores que, en algunas ocasiones, afectan la asistencia a la toma de muestras”.

Las pruebas, haya o no síntomas, deben realizarse a:

1. Pacientes que consultan por las líneas telefónicas habilitadas para el reporte de personas con síntomas.

2. Pacientes que asisten a consulta externa programada y no programada, consulta domiciliaria, urgencias.

3. Pacientes que consultan con síntomas de sospecha para COVID-19, personas sin síntomas con historia de contacto con personas que son positivas para COVID-19 convivientes o no convivientes.

4. También se prioriza la toma de muestras en adultos o pacientes pediátricos con factores de riesgo y enfermedades crónicas.

5. Personas con alta movilidad en virtud de su trabajo.

6. Adultos mayores y otros grupos poblacionales como policías y miembros de las Fuerzas Militares, personas que trabajan en centros penitenciarios y población privada de la libertad, personas en centros de larga estancia, hogares geriátricos, albergues y trabajadores de la salud.

7. Personas que han estado en hospitales.



MÁS INFORMACIÓN

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Facebook
%d bloggers like this: