La Casa de La Maldita Vanidad presenta Carta de una desconocida – Arte y Teatro – Cultura


Sentadas en un sofá, con la leve iluminación que les dan algunas luces, las actrices Patricia Tamayo, Paula Estrada, Camila Valenzuela, Martina Toro y María José Jaramillo asumen el pelea de interpretar al mismo personaje.

Lo hacen en la obra ‘Carta de una desconocida’, dirigida por Manolo Orjuela, que se presenta en La Casa de La Maldita Vanidad.

Inspirada en la novelística del austriaco Stefan Zweig, la dormitorio se centra en una mujer que le escribe una larga carta a un hombre del que estuvo enamorada toda su vida. En la sección de video ‘Un acto’ de ELTIEMPO.COM, las cinco actrices interpretan un fragmento de la obra.

Todo el montaje se construye a partir de una precisa partitura de movimientos diseñada por Orjuela, que se va abroquelando con las intervenciones de las protagonistas que representan diferentes edades del personaje central.

Tamayo, como aceptablemente lo dijo el director, es la columna vertebral del espectáculo. Ella es quien se presenta frente a el divulgado y les explica que le está escribiendo al inclinación de su vida, un hombre que nunca la ha conocido, pero que definió su existencia. Su ojeada, su concierto locuaz y sus gestos precisos evocan el dolor y la veneración de ese inclinación que vive en las sombras.

Así empieza este conmovedor alucinación por las memorias de esta anónima. La primera escalera tiene como protagonista a la zagal de actriz Martina Toro (hija del actor Jhon Álex Toro y la actor Sofía Pérez). A pesar de su corta vida (14 abriles), Toro logra una interpretación encantadora de esa zagal que se enamora del misterioso vecino que acaba de datar a su edificio.

Luego se va acoplando el resto del reparto: María José Jaramillo relata que la protagonista empieza a obsesionarse con el notorio escritor, Camila Valenzuela cuenta casi en susurros cómo un concurrencia momentáneo dejó un fruto que le dio un nuevo rumbo a su destino y Paula Estrada simboliza el desasosiego, el despecho incurable de una mujer que tuvo que dedicarse a lo impensado para sobrevivir.

“Es un gran gimnasia para cualquier actriz, donado que ellas solamente tienen como punto de partida un sofá. Desde ahí, cuentan toda la historia y el 80 por ciento de las imágenes, las sensaciones y las situaciones deben ser evocadas a partir de la palabra”, le dijo Orjuela a EL TIEMPO cuando se estrenó la obra.

Y a partir de la sobriedad, de la sutileza y de su enlace orgánico, las actrices logran que el divulgado camine de la mano con esta eterna enamorada y se emocione con su trágica historia.

Funciones: Miércoles a viernes, 8 p. m. Casa de La Maldita Vanidad. Carrera 19 n.° 45A-17, Bogotá.

Yhonatan Loaiza
Civilización y Entretenimiento
En Twitter: @YhoLoaiza



MÁS INFORMACIÓN


¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: