Isco rescata triunfo para un Madrid que ya piensa en la Champions | EL UNIVERSAL


El Vivo Madrid reservó a sus estrellas el sábado, pero Isco Alarcón reclamó su condición de divo con un doblete esencial para remontar y obtener agónicamente por 3-2 en cancha del Sporting de Gijón.

Con el segundo gol de Isco en el postrero minuto, el puntero amplió momentáneamente a seis unidades su superioridad sobre el escolta Barcelona, que recibe a la Vivo Sociedad al cerradura de la caminata, y visitará al equipo blanco el próximo domingo en el clásico; un cruce que se antoja secreto, a desliz de siete fechas para el final del campeonato.

Los blancos tienen un partido irresoluto contra el Celta de Vigo, aunque deberán darse prisa tras casi hilvanar dos empates seguidos en federación, pese a que el Barsa no aprovechara el 1-1 en presencia de el Gimnástico de Madrid la pasada aniversario, al caer 2-0 en Málaga.

El técnico del Madrid, Zinedine Zidane, no convocó a Cristiano Ronaldo ni Karim Benzema, para darles refrigerio para el partido del martes en presencia de Bayern Munich que definirá un puesto en las semifinales de la Federación de Campeones. Siquiera estuvo la tercera aposento del tridente de ataque, Gareth Bale, quien sufrió su enésima lisiadura en  la trofeo 2-1 de la ida en Alemania.

El triunfo liguero fue sufrido para los merengues, que empezaron perdiendo con un gol de Duje Cop a los 14 minutos, igualaron por vía de Isco (17), y nivelaron de nuevo gracias a Alvaro Morata (59) el tanto previo de Mikel Vesga (50) por el Sporting.

No hubo más dianas hasta el postrero minuto, momento en que apareció de nuevo Isco para constreñir el choque, y allanar de paso el camino al título.

“Isco se lo merece, como el resto. Sufrimos mucho. Tuvimos poco tiempo para descansar. Nos dejamos la piel. Los que entraron lo hicieron fenomenal. Ahora toca pensar en el Bayern”, dijo el colateral Marcelo.

En el primer partido de la caminata, Joselu y Pedro Mosquera marcaron y el Deportivo de La Coruña derrotó 2-0 al Málaga para sumar tres puntos que lo alejan del descenso.

El Deportivo frenó una jugada de cuatro partidos sin obtener, y se ubicó a nueve puntos de la zona caliente con 31 unidades.

El Gimnástico, tercero recibe a continuación al colista Osasuna.

Pese al merienda desvirtuado, el Madrid se hizo mayormente con el control del partido en Gijón, aunque pareció tomarse el comienzo con poco de flema, registrando un cabezazo detención de Lucas Vázquez ayer del gol del Sporting, anotado de voleo por Cop.

Descuidado por la defensa, el croata se infiltró en el dominio y remató con la diestra un pase bombeado por Vesga a la espalda de Nacho Fernández y Sergio Ramos quienes, con sus compañeros del mediocampo con el asistente, pecaron de desliz de intensidad en la presión.

El roto lo enmendó Isco con un revés de condición en el dominio rival, donde controló un cruce raso y sorteó hasta tres rivales pasándose la pelota por detrás del talón y alojándola en el rincón más remoto de inapelable zurdazo.

Entreambos equipos intercambiaron ocasiones en el resto del primer tiempo, con mal pase de Nacho a Kiko Casilla, que el ballestero sacó apuradamente en presencia de el achique de Carlos Carmona, y un centro con ponzoña del colombiano James Rodríguez, despejado en última instancia por la defensa sportinguista.

Parecía cuestión de tiempo para que los visitantes cobraran superioridad, pues Nacho cabeceó solo en boca de gol, obligando a una gran atajada de Iván Cuéllar.

Sin secuestro, fue el Sporting el que retomó la iniciativa con un tiro atrevido redireccionado por Jean-Sylvain Babin  con destino a la testa de Vesga, quien bombeó lo encajado como para evitar la estirada de Casilla y ver como el balón moría próximo al poste opuesto.

Incluso por vía aérea llegó el nuevo igualada del Madrid, un imperial remate de Morata  tras centro de Danilo por la derecha, y que reabrió las esperanzas de triunfo para el equipo de Zidane.

Lo tuvieron en una misma secuencia Isco, el más eléctrico de los centrocampistas, tras una brillante conducción en que se emborrachó de pelota, y Marcelo, ingresado desde la banca y autor de un trallazo que lamió el poste.

Pero la fama para Isco se haría esperar al postrero suspiro, con el Madrid necesario de una nueva ocurrencia que aportó el malagueño con un derechazo seco desde el techo del dominio, que pasó entre las piernas de Babin y besó la red en presencia de la inútil estirada de Cuéllar.




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: