Inauguran en Islandia la mayor planta de captura de carbono del mundo


Lapatilla

septiembre 12 2021, 9:06 am

Esta es la primera y mayor fábrica del mundo para capturar y convertir el dióxido de carbono del aire en piedra. Los operadores afirman que la planta Orca puede aspirar 4.000 toneladas de CO2 del aire cada año. | Foto Climateworks

 

La empresa Climeworks, con sede en Zúrich y especializada en la captura de dióxido de carbono directamente del aire, ha puesto en marcha Orca, la mayor planta de captura y almacenamiento directo de aire del mundo, que elimina permanentemente millones de toneladas de CO2 del aire.

lapatilla.com

Llevará la eliminación de dióxido de carbono al siguiente nivel al combinar la tecnología de captura directa del aire de Climeworks con el almacenamiento subterráneo de dióxido de carbono proporcionado por Carbfix, una empresa islandesa de almacenamiento de dióxido de carbono.

Climeworks abrió el miércoles (8 de septiembre) su nueva planta de eliminación de dióxido de carbono a gran escala en el Parque Geotérmico de Hellisheidi (Islandia). El proyecto Orca pretende capturar 4.000 toneladas de CO2 al año -lo que supone sólo una pequeña fracción de las emisiones mundiales de carbono- que luego se almacenarán bajo tierra y se convertirán en piedra, reseña Inceptive Mind

La empresa ya ha iniciado los trabajos de diseño de una instalación 10 veces mayor que se completará en los próximos años.

La instalación de Islandia consta de ocho contenedores colectores con una capacidad de captura anual de 500 toneladas cada uno. Estos contenedores están dispuestos en torno a una sala de procesos que acoge todos los elementos eléctricos, como la unidad de procesamiento, lo que permite a los operarios controlar la instalación desde lejos.? Situada estratégicamente junto a la central geotérmica Hellisheiði de ON Power, Orca funciona totalmente con energía renovable o energía a partir de residuos.

Los contenedores colectores son el corazón de la planta de Orca: aquí es donde tiene lugar el proceso de captura de dióxido de carbono en dos fases. En primer lugar, la planta utiliza enormes ventiladores para aspirar grandes cantidades de aire. El dióxido de carbono se captura en la superficie de un material filtrante altamente selectivo que se encuentra dentro de los colectores. En segundo lugar, una vez que el material filtrante está lleno de dióxido de carbono, se cierra el colector. A continuación, los productos químicos ricos en carbono se calientan a unos 100 °C para liberar el dióxido de carbono como gas puro.

A continuación, Carbfix mezcla el gas CO2 puro con agua y lo bombea a las profundidades del subsuelo. Mediante la mineralización natural, el dióxido de carbono reacciona con la roca basáltica y se convierte en piedra en pocos años. De este modo, el dióxido de carbono se elimina del aire y se devuelve a la tierra de forma permanente y segura.

Los principales estudios científicos indican que, a mediados de siglo, será necesario eliminar 10.000 millones de toneladas de dióxido de carbono del aire cada año. La captura directa del aire es una solución que puede ayudar a alcanzar este objetivo.

La captura directa del aire también proporciona una fuente sostenible de dióxido de carbono. El gas se recicla del aire como materia prima útil, manteniendo un equilibrio saludable de dióxido de carbono en el aire porque no se produce dióxido de carbono adicional. El dióxido de carbono puro puede utilizarse para producir combustibles y materiales renovables y neutros en carbono.

Aunque la captura directa del aire es todavía una tecnología nueva y bastante cara, la compensación de carbono de Orca ya tiene una gran demanda comercial, que incluye a personas como Bill Gates. La elevada demanda ha sorprendido a algunos, ya que la planta cuesta hasta 1.000 euros (1.200 dólares) por una tonelada de CO2 eliminada.



MÁS INFORMACIÓN

Facebook
A %d blogueros les gusta esto: