Fiebre ‘sneaker’, moda retro que se reinventó – Entretenimiento – Cultura




Ya no es cuestión de elegir los tenis más sobrios y que pasen por ‘zapatos de material’ en la oficina, o de tener los más versátiles para salir del gimnasio directo al trabajo. En Colombia ya es oficial la existencia de la cultura sneaker, un movimiento sociocultural que une música, moda, diseño, arte y deporte y que surgió desde el mismo origen del calzado deportivo en Europa y Estados Unidos, pero que hacia 1980 pisó más fuerte, sobre todo en Nueva York, con el apogeo de la cultura callejera movida por el hip hop, el baloncesto y el grafiti.

Mientras que en el país del norte y al otro lado del Atlántico los tenis son un símbolo de estatus hace más de 30 años –con el advenimiento de la subcultura gangsta, como variante del hip hop y el rap neoyorkinos, y su elogio al brillo del oro y los diamantes o bling-bling, y, por supuesto, a los tenis de los campeones de la NBA–, hoy son una industria que mueve unos 75.000 millones de euros al año en el mundo.

Incluso, cuenta con su propia bolsa de valores llamada StockX, fundada en 2015 en Detroit (Estados Unidos) por Dan Gilbert y Josh Lubert, quienes pasaron de tener un sitio de reventa de zapatillas –entonces, Campless– que quería competir con ebay, a ser una fintech que creó un mercado de valores en torno a los sneakers, hace apenas unos años (no más de cinco, para ser exactos), este culto a las suelas de caucho y las capelladas de tejidos inteligentes, mallas, microfibras o cuero empezó a gestarse a través de las redes sociales creando una comunidad en torno al #sneaker en nuestro país.

“La cultura ha crecido y en Medellín es muy fuerte. Lo vemos reflejado en música, arte y eventos que tienen que ver con la movida que hace del sneaker su protagonista. Este viene ligado al hip-hop y Medellín es una ciudad musicalmente enfocada la música urbana y el reguetón, como evolución o adaptación del hip-hop”, explica Santiago Gutiérrez, senior manager brand and communications de Adidas, la marca que ha liderado el mercado de importaciones y ventas de calzado en Colombia. Según la firma consultora del mercado Euromonitor, el sello alemán tuvo el 16,2 por ciento de la participación en el mercado del calzado en Colombia durante 2019.

(Le puede interesar: Así es como la moda enfrenta la crisis por el COVID-19)

Emprendedores

Actualmente, el negocio de los tenis se ha diversificado. No solo incluye la transacción de compra y venta de un par de tenis, sino que también ofrece una gran una variedad de opciones para ‘enchularlos’ (limpieza y cuidado premium de tenis, marcas especializadas en cordones de hilo o de silicona); esto es, una escena artística y de diseño que promueve su tratamiento como obras de arte e, incluso, la celebración de convenciones. Este es un formato de encuentro y compraventa de zapatillas raras y de ediciones limitadas que lleva décadas en países del extranjero y que apenas fue importado a Colombia el año pasado por dos coleccionistas y conocedores de la cultura sneaker, Chino Ossa y Al At Him, fundadores del primer encuentro de coleccionistas Sneaker Society.

“Vimos la cultura del sneaker como algo que pasaba en Estados Unidos, Europa y Argentina, pero en Colombia nunca lo habíamos visto. Ciudades como Bogotá y Medellín le han dado visibilidad al movimiento de la mano de las iniciativas atadas a las comunidades que se han unido en función de hobby o de gusto por el calzado deportivo de moda”, asegura Santiago Gutiérrez.

El arte de los tenis

Además del coleccionismo de zapatillas emblemáticas (o santos griales’ de los sellos deportivos ), han surgido otras maneras de sacarles el jugo, desde la óptica artística y nostálgica.

“Con los años uno entiende que no es la cantidad de pares que uno tenga sino el conocimiento que pueda compartir. Por eso nació Sneaker Society, porque hay un movimiento gracias a artistas como J. Balvin y Bad Bunny que, en la juventud latina, han despertado el interés por los tenis. A través de la convención quisimos capitalizar este boom y educar porque muchos piensan: ‘Quiero tener los tenis de J. Balvin, pero los compro en el centro o en San Andresito más baratos’, pero sin saber si son originales, qué marca son o por qué son importantes”, dice Al Athim, socio cofundador de la convención Sneaker Society y el primer youtuber en español, en reseñar los estrenos de calzado deportivo.

Con el auge que en estas últimas temporadas han tenido el estilo sporty y las tendencias retro, en especial de los años 1980 y 1990 –cuando el culto al fitness y la movida urbana del rap, el hip hop y el baloncesto callejero explotaron y le dieron el pedrigí al calzado activo en la industria de la moda– la mayoría de casas también han aprovechado para hacer su incursión en el negocio de los tenis y hacerlo de la mano del arte. Gucci, por ejemplo, en 2016 estrenó su línea Gucci Ace, de corte old school y decorado con logos del estilo deportivo vintage. Desde entonces, convoca anualmente el 24 Hours Ace, el proyecto digital que hace de la capellada de estos sneakers el canvas para ser decorado por artistas de video de todo el mundo, visibilizando a talentos independientes.

(Lea también: Un color para todo un ‘look’: tendencia monocromática)

Esto sucedió el año pasado con una dupla de artistas colombianas radicadas en Brooklyn, la caleña Diana ‘Didi’ Rojas (artista de Pratt Institute quien es reconocida en Instagram como una alfarera digital al realizar esculturas de tenis y zapatos en lodo) y su gemela ‘Mars’ (artista multimedia, ilustradora y escritora) quienes amasaron a los sneakerheads del mundo con un hipnótico video de elaboración de un par de Ace de Gucci, en cerámica, al resultar ganadoras de la convocatoria de Alessandro Michele.

Además, debido al interés por la conservación ambiental, impulsada por la industria del calzado deportivo (Adidas ya trabaja en el primer par de tenis hecho en material 100 por ciento reutilizable, Nike tiene un cuero ecológico a partir de los retales de sus fábricas y otras marcas independientes producen tenis en cuero vegano, como la francesa Veja), el movimiento sneaker toma más impulso en Colombia con emprendimientos que siguen el eco de la movida ‘eco’.

“Las marcas buscan reducir el consumo de tenis o hacerlos ecológicamente amigables. Nosotros prolongamos la vida útil de los tenis, mediante la limpieza o el cuidado, reduciendo el consumismo de los mismos”, explica Víctor Palacio, fundador del startup de cuidado premium de tenis Clean Rabbit.

“Nuestro champú no necesita tanta agua en su proceso de producción y tampoco requiere enjuague. Debe aplicarse y removerse con una microfibra que incluimos en el kit de limpieza y esta tampoco no requiere lavado posterior a la limpieza de los tenis. Es una especie de lavado en seco”, agrega el bogotano.

Con los años uno entiende que no es la cantidad de pares que uno tenga sino el conocimiento que pueda compartir

Un hit de ventas mundial

El ámbito del diseño local también ha puesto los ojos en la cultura sneaker. Representantes de nuestra industria creativa han estado detrás de siluetas mundialmente exitosas, lo que ha motivado a querer conocer, saber y hacer parte del movimiento.

Es el caso de Sara Jaramillo, la paisa que tuvo a su cargo el diseño y la producción del hit de ventas de Adidas: la línea Yeezy, cocreada con el rapero Kanye West y que desde su lanzamiento en 2016 ha llegado a los primeros lugares de los ránkings de mayores ventas a nivel mundial al fusionar las tendencias de la moda y el lujo al vestuario casual y urbano, pero sobre todo al democratizar la celebridad pues, si los compradores de a pie no pueden volar en el jet privado de Kanye, al menos sí pueden usar sus tenis.

(Además: La vergüenza de comprar ropa, un nuevo movimiento medioambiental)

A la fecha, esta línea ya completa cerca de 40 versiones del boceto que le puso el rapero a la paisa sobre la mesa. “Nos entregó un triángulo con unas rayas. Empezamos a interpretar y a ver la posibilidad de cómo ese triángulo y esas rayas podrían convertirse en un zapato (…) Así empezó el desarrollo. Entonces nos reunimos con el equipo de Adidas para ver qué podría aportarle la marca al diseño”, cuenta la diseñadora Paisa, que actualmente trabaja con un estudio de diseño independiente, creando tenis para marcas como Converse, de la mano del mismo Tinker Hatfield (genio detrás de los míticos Nike Air Max y Jordan) y desarrollando otros sellos nuevos del mismo segmento de calzado deportivo.

PILAR BOLÍVAR
Para EL TIEMPO@lavidaentenis





MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: