Enrojecimiento de los ojos: causas y tratamientos – Salud



[responsivevoice_button voice=”Spanish Latin American Female” buttontext=”Escucha esta noticia”]

El enrojecimiento de los ojos por lo general se relaciona con la conjuntivitis, es decir, la inflamación de las envolturas del ojo, pero, en realidad, esta es apenas una de múltiples causas de este síntoma, tal como explica el oftalmólogo y retinólogo Orlando Ustáriz.

De acuerdo con el especialista, los ojos rojos son un trastorno en el que la parte blanca (llamada esclera) toma ese color debido a la ruptura o la dilatación de los vasos sanguíneos, dando un aspecto que puede variar en cuanto a intensidad y tamaño.

Ustáriz asegura que puede afectar uno o ambos ojos y, aunque casi siempre se acompaña de otros síntomas, puede haber ojos rojos sin que se acompañen de otra molestia.

Según la Academia Americana de Oftalmología, los ojos rojos pueden acompañarse de irritación, dolor, sequedad, secreción, sensibilidad a la luz y visión borrosa. Ustáriz agrega que puede presentarse inflamación e, incluso, sensación de tener los ojos pegados.

Causas

El enrojecimiento de los ojos puede ser provocado por muchos factores, y entre los más comunes –dice Ustáriz– se encuentran las inflamaciones de la conjuntiva, alergias, infecciones, cuerpos extraños, irritaciones por lentes, lesiones de los vasos sanguíneos, traumas y glaucoma.

Sin embargo, la Academia Americana explica que es muy importante tener en cuenta algunas condiciones del medioambiente que favorecen el enrojecimiento y deben ser descartadas antes de hacer un diagnóstico. Entre ellas están la contaminación del aire, el humo proveniente del fuego o el cigarrillo, el aire seco promovido por el clima o sistemas de ventilación; el polvo, solventes diluidos en el aire, exposición a productos químicos como el cloro de las piscinas o la luz solar prolongada, la falta de sueño y el consumo de alcohol y marihuana.

(Lea también: Lo que les puede pasar a los ojos de los niños adictos al celular)

Entre los trastornos oculares graves que pueden ocasionar enrojecimiento se encuentran las infecciones, los traumas, las úlceras, la uveítis (inflamación de la capa media del ojo, llamada úvea) o el glaucoma (aumento de la presión del ojo). “Estos diagnósticos deben ser siempre realizados por un profesional”, apunta el especialista.

Tratamiento

Al tener tantas causas, algunas de ellas graves, el enrojecimiento ocular debe ser tratado después de identificar su origen, lo que exige valoración por el médico. Ustáriz insiste en que se debe evitar el uso o la aplicación de fármacos o gotas que no estén recomendadas por un especialista, y menos aquellos que se pueden conseguir sin fórmula.

“El uso de gotas para blanquear la conjuntiva puede ser contraproducente porque actúan cerrando los vasos sanguíneos que hacen que los ojos se vean más blancos, pero al terminar el efecto, por lo general el enrojecimiento es más grave”, alerta Ustáriz.

También recomienda que mientras se visita al profesional, se evite el uso de lentes de contacto, lágrimas artificiales sin fórmula, pasarse las manos o rascarse sin la debida higiene, además de la aplicación de elementos caseros como emplastos, bolsas de té o paños, “porque al no conocerse la causa pueden empeorar el problema”, puntualiza el experto.

Tres causas más comunes

Conjuntivitis

Es la inflamación de la conjuntiva (envolturas externas del ojo), y según Ustáriz cursa siempre con enrojecimiento de los ojos y secreciones, además de escozor y sensación de cuerpo extraño. Puede afectar un solo ojo o hacerse bilateral. Los virus, las bacterias o los hongos pueden ser las causas, y su tratamiento específico exige la identificación del germen. La aplicación de paños de agua fría limpia y medidas locales pueden ser recomendadas durante el tratamiento.

Queratitis

Es la inflamación de la córnea (la parte más anterior de la conjuntiva que recubre el iris). Según la Academia Americana, se puede acompañar de dolor, lagrimeo y sensibilidad aumentada a la luz. Ustáriz manifiesta que en algunos casos puede aparecer visión borrosa y sus causas pueden ser los traumas, las úlceras o las infecciones. Su tratamiento siempre debe ser recomendado por el médico.

Glaucoma

Es la inflamación de la córnea (la parte más anterior de la conjuntiva que recubre el iris). La Academia Americana informa que puede acompañarse de dolor, lagrimeo y sensibilidad aumentada a la luz. Ustáriz sostiene que en algunos casos puede aparecer visión borrosa y sus causas pueden ser los traumas, las úlceras o las infecciones. Su tratamiento siempre debe ser recomendado por el médico.

Síntomas de alerta

Aunque todos los problemas de los ojos deben ser valorados por un médico, existen señales que exigen una consulta urgente. Entre ellos están:

Secreciones abundantes que pegan los ojos.

Dolor y molestias en los párpados con sensación de cuerpo extraño.

Hemorragias en la conjuntiva.

Antecedente de trauma.

Pérdida de la visión parcial o total.

Dolor.

UNIDAD DE SALUD



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: