En la región Metropolitana, el virus golpea más fuerte


El repunte de casos de la enfermedad Covid-19 toca la puerta del país. La meseta en la curva epidémica que se mantiene desde finales de agosto comienza a tener cambios poco favorables en el control del virus.

La señal de alerta se aprecia claramente en el promedio de casos diarios, que en los primeros 8 días de este mes se situó en 741, mientras que en septiembre fue de 654 y en octubre pasó a 678.

Los números publicados en el último informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) permiten establecer que el promedio de casos de Covid-19 registrado en los primeros 8 días de noviembre aumentó 9.2% en comparación con octubre y 13.3% respecto a septiembre.

En la última semana epidemiológica, la mayoría de los casos activos de la enfermedad Covid-19 se concentra en la región Metropolitana del país: Juan Díaz (500 contagios), Tocumen (435), San Francisco (366), 24 de Diciembre (358) y Pedregal (310).

Así lo detalla el informe, en el que se indica, además, que en Panamá Oeste, los corregimientos con mayor cantidad de casos activos son: Arraiján (411), Vista Alegre (390) y Juan Demóstenes Arosemena (368). (Ver tabla adjunta).

Precisamente, los corregimientos que tienen más casos activos en la región Metropolitana y en Panamá Oeste son donde más personas se han contagiado desde marzo hasta el pasado 10 de noviembre.

Tocumen es el primer corregimiento del país que supera los 4 mil 186 casos. Luego está Arraiján, con 3 mil 613; Vista Alegre, con 3 mil 603, y Pacora, con 3 mil 496.

Jean Paul Carrera, epidemiólogo del Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud (Icges), explicó que el incremento de casos hoy refleja un problema de hace dos semanas, cuando el país se encontraba en una meseta de alta transmisión del nuevo coronavirus SARS- CoV-2.

“Sin el auto cuidado, lo esperado es un repunte de casos a nivel comunitario, producto de la expansión de las cadenas de transmisión locales”, resaltó.

Aunque el epidemiólogo dijo que el repunte es el esperado, advirtió que hay señales de alerta para redoblar los esfuerzos por parte de la población y del sistema de salud.

Por su parte, el ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, advirtió que se deben reforzar las medidas de bioseguridad para evitar este repunte, porque si se desbordan los indicadores epidemiológicos, se tomarán de nuevo medidas de confinamiento y cuarentena.

“La alerta amarilla para toda la población está dada. [La población] debe cuidarse más, ya que hay más gente contagiada en la calle”, dijo el titular de Salud.

Respecto a los corregimientos con más casos, las autoridades de Salud informaron que el equipo de trazabilidad y respuesta rápida está en la búsqueda de los contactos de cada caso positivo, a fin de que se cumpla con el proceso de aislamiento. Al mismo tiempo, informaron que se coordina la asistencia social necesaria.

Factores determinantes

La pandemia no está circunscrita al aspecto sanitario, sino que también hay uno social y económico en el que vive la población del país.

Especialistas en salud pública coinciden en que los tipos de vivienda y trabajo, así como las relaciones sociales, son factores determinantes a la hora de calibrar la incidencia del virus en los corregimientos.

La mayoría de los residentes de los corregimientos más afectados tiene trabajos que no permiten modalidades a distancia, lo que los obliga a desplazarse en transporte público para cumplir diariamente con sus labores.

También existe un vínculo claro entre la vivienda y la incidencia de la enfermedad, con condiciones de habitabilidad peores, viviendas sobreocupadas o compartidas.

Arturo Rebollón, epidemiólogo y especialista en salud pública, detalló que los indicadores de alta pobreza multidimensional también tienen un papel importante en la crisis sanitaria.

Sostuvo que las personas en condiciones de pobreza multidimensional tienen mayor riesgo de infectarse y seguir infectando a los residentes de su comunidad.

De hecho, varios de los corregimientos que tienen más casos de Covid-19 son los que muestran un mayor número de personas en pobreza multidimensional.

En Tocumen hay 25 mil 715 personas que viven en pobreza multidimensional, y en Arraiján, 22 mil 572, según el Índice de Pobreza Multidimensional (IPM-C), a nivel de distritos y corregimientos –elaborado utilizando los Censos de Población y Vivienda de Panamá de 2010–, publicado recientemente por el Ministerio de Desarrollo Social.



MÁS INFORMACIÓN

Facebook
%d bloggers like this: