En Colombia el VIH sigue siendo enemigo | EL UNIVERSAL



[responsivevoice_button voice=”Spanish Latin American Female” buttontext=”Escucha esta noticia”]

Las inequidades geográficas, la dificultad de acceso a diagnóstico oportuno, los obstáculos en el régimen de aseguramiento, así como otros problemas relacionados con las barreras de acceso a los medicamentos de manera oportuna y la continuidad en la provisión de los mismos son algunos de los impedimentos en Colombia para la lucha contra el VIH.

Organismos multilaterales como la Organización Mundial de la Salud, OMS, han construido estrategias orientadas hacia cumplir metas de mitigación y eliminación del virus. Así, para el 2030 se definió como prioritario erradicar la epidemia del Sida, teniendo como eje de acción promover la responsabilidad y el autocuidado. En Colombia existe un importante nivel de contagio y de baja indetectabilidad que pone en riesgo la vida de miles.

Ante este escenario, y con base en los resultados registrados en el manejo del VIH-Sida, surgió la necesidad de hacer una radiografía integral del caso para promover un Consenso Nacional sobre las problemáticas centrales en el manejo de la enfermedad. De esta manera, será posible desplegar e impulsar una propuesta de ajuste en la gestión del VIH-Sida en Colombia para incentivar mejoras de atención que ayuden a avanzar hacia cumplir las metas 90-90-90.

Hoy el modelo de atención de pacientes con VIH-Sida está enfocado en la contratación a través de paquetes de atención (un conjunto de servicios de atención médica que requiere un paciente para el manejo de su enfermedad). La atención a quienes sufren de VIH se ofrece a través de programas de pacientes e IPS especializadas, subsidiados por EPS. “De acuerdo con los resultados del Consenso Nacional, el modelo de atención a personas que viven con VIH-Sida también debería incluir un enfoque basado en la generación de resultados en salud, la mejora de estándares de calidad por medio de indicadores, y la gestión del riesgo para generar eficiencias que en el largo plazo se reflejan en sostenibilidad financiera y cumplimiento de la meta 90-90-90”, sostiene Víctor Saravia, gerente médico de GSK Colombia.

El punto estratégico está en fortalecer la gestión de salud pública y del riesgo colectivo del VIH-Sida a través de la articulación entre los Planes Territoriales de Salud y el Plan Nacional de Respuesta ante las ITS, el VIH-Sida, la coinfección TB/VIH y la hepatitis B y C para 2018- 2021, con el objetivo de promover el desarrollo de estudios territoriales en poblaciones prioritarias. A esto, se suma un ejercicio de planificación presupuestal desde los entes territoriales en sus planes de desarrollo para cubrir y atender de forma efectiva esta patología”, agregó.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: