Elecciones en Colombia serán vitales para el futuro del acuerdo de paz


[responsivevoice_button voice=”Spanish Latin American Female” buttontext=”Escucha esta noticia”]

Benytsa González.-  Tras el primer año de la firma del Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz sostenible y duradera entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las Farc-EP, la implementación de lo pactado está llena de reparos, y su futuro parece atado a los resultados electorales.

El ahora partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc, que conservó las siglas de la guerrilla) sostiene que el balance es negativo, y que “la paz atraviesa uno de sus momentos más difíciles”, aunque ratifica su compromiso con el proceso.

Por su parte, el presidente Juan Manuel Santos cree que ha habido importantes progresos, y prometió meter el acelerador para la consolidación del acuerdo y la materialización de la paz.

La declaración es un reto para el Ejecutivo, en medio del desgaste del Gobierno y ante lo que analistas del conflicto, como Ariel Ávila, llaman el “chantaje político” de las instituciones por los retrasos en el Congreso, las posiciones de la Fiscalía y los fallos del Tribunal Constitucional.

El Instituto Kroc, de la Universidad de Notre Dame, en EEUU, encargado por las partes para verificar el proceso, indicó que solo se ha completado 17% de lo suscrito. Pero matizó que “se ha alcanzado un progreso significativo, dada la complejidad” de esta fase.

 

Reproches. La implementación también ha sido criticada por instituciones y organismos internacionales.

Los reparos de la ex guerrilla se centran en el marco jurídico, que estiman fue desfigurado por el Congreso; la reforma política, que sufrió el retraso institucional, y la reforma rural, causa estructural del conflicto armado de más de 50 años, que tampoco avanzó.

La ONU tercer garante del proceso, reveló recientemente que 3.600 ex faracos dejaron las 226 zonas veredales (55%), por desconfianza en la implementación, pero el Gobierno ha rechazado esta información.

No obstante, el secretario general, António Guterres, viaja a Colombia para apoyar los esfuerzos de paz, además en medio de la suspensión del diálogo con el ELN en Quito.

Mientras, Amnistía Internacional ha afirmado que el conflicto “sigue siendo en gran medida una realidad” para millones de colombianos.

El incumplimiento de los acuerdos en una sociedad que mostró su división en el plebiscito de octubre de 2016, es previsible que trate de ser capitalizado en las elecciones legislativas (marzo) y en las presidenciales (mayo) de este año.

La objeción más importante de los aspirantes a la Casa de Nariño recae en la justicia transicional -cuya Ley Estatutaria sigue en discusión en el Congreso, que juzgará a los actores del conflicto y está ligado a la participación política de la Farc.

Y en mayo de 2017 la Corte Constitucional permitió a los legisladores modificar los proyectos de ley relacionados con el pacto. Así, los resultados electorales serán vitales en la materialización o no de la paz.

 

Cifras a la baja

2.796 vidas salvadas: Es el saldo de los diálogos. Las hostilidades entre 1955 y 2016 causaron 220 mil muertes. En 2012 el promedio de decesos era de 3.000 por año. El primer año de la fase de implementación registró 78.

79% menos desplazados: En 2012, al inicio de los diálogos, la Unidad para las Víctimas de la Presidencia contabilizó 233.874 personas, pero durante el último año del conflicto se presentaron 48.335 afectados.

587 municipios sin minas: El plan de desminado derivado de los acuerdos permitió rebajar el número de lesionados a 39 en 2017. Los heridos por las minas antipersonas sembradas por la guerrilla fueron 770 en 2012.

 

Algunos haberes y deberes del proceso 

Lo cumplido. Terminó el conflicto armado. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia se desmovilizaron (7.000 combatientes), entregaron las armas (8.994 unidades) y formaron su partido político. La ex guerrilla entregó también la lista de bienes obtenidos ilegalmente (963 millardos de pesos) para la reparación a las víctimas, así como los datos sobre las 750 caletas de arsenal. La ONU ha afirmado que las Farc han cumplido en lo esencial. Por parte del Gobierno, Santos destaca la aprobación de 97 normas (49 leyes, 6 reformas constitucionales y 36 decretos ley), entre las que destaca la que permite la participación política de las Farc.

El incumplimiento. De 558 disposiciones del Acuerdo Final, no hubo ninguna actividad en 307 (55%), según el instituto Kroc. Se retrasó la aprobación en el Congreso de la Justicia Especial para la Paz (JEP), las circunscripciones especiales        de paz, la reforma política, la reforma rural y la sustitución  de cultivos ilícitos. Sin avance los proyectos productivos para la reincorporación de los ex combatientes. La Fiscalía bloqueó la aprobación de la ley de tratamientos penales alternativos para pequeños cultivadores. El “fast Track” terminó y quedaron muchas iniciativas en el Congreso por debatir y aprobar.

 




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?