El club sándwich y otros emparedados de Brooklyn Deli, en Bogotá – Gastronomía – Cultura




La experiencia con las hamburgueserías Smoking Burgers les planteó una inquietud a sus fundadores. Podían hacer un lugar de sándwiches (con hamburguesa incluida), de esos que son ya casi recetas universales. Los presenta con algún guiño al gusto colombiano y un toque artesanal como filosofía.

Es decir, que todos los componentes de este popular bocado estuvieran hechos en casa, desde el pan hasta la carne, pasando por algunas salsas.

Así nació Brooklyn Deli. “Se llama así porque muchos de los sándwiches de la carta son clásicos americanos –indica Santiago Zuluaga, uno de los socios fundadores– y tomamos el estilo de algunas sanducherías neoyorquinas. Además, es delicatessen, es decir, vendemos los productos”.

Así, en Brooklyn Deli se hace el pan, se procesa la carne, que se adoba y se taja tanto para los sándwiches que se consumen en el lugar como para los compradores que la llevan como ingrediente. El lugar lleva abierto unos cuatro meses y ya tiene clientes que repiten visita en la misma semana.

Sus sándwiches más famosos son el de roast beef, el club sándwich y el de pulled pork. Pero no son los únicos. Están también el minute steak –de chata, tomate, rúgula y cebolla caramelizada–, y el 5-spice chicken, de pollo marinado, chutney de mango y mayonesa 5 especias.

La mayoría, excepto dos (la cheesse burger y el de champiñón portobello, pesto de tomates secos, rúgula y queso) tienen un valor de 18.000 pesos.

Como las papas son el acompañante más común de un sándwich, en Brooklyn Deli decidieron hacer algo distinto: pese a que las cortaron en bastón y parecen fritas, las del lugar son hechas al horno con una ralladura de limón por encima.

Hay un apartado en la carta llamado bites. Incluye otras preparaciones entre dos panes, pero un poco más ligeras, pensadas para tiempos como el desayuno (aunque en el lugar se puede pedir cualquier cosa a cualquier hora, ya que abre de 7 a. m. a 10 p. m.). “No son chiquitos –aclara Zuluaga–, pero sí más suaves y ligeros. El salmón bagel clásico viene con crema y cebollín. O está el cashenut butter & jelly toast, de mantequilla de maní y mermelada de la casa”.

Ahora, si a alguien le gusta la carne del roast beef o esa misma mermelada de la casa, puede llevársela, para eso el lugar es delicatessen.

“Si quieres comprar un kilo de roast beef te lo entregamos empacado al vacío, sellado, con su fecha de vencimiento. Todo organizado. También puedes comprar la mantequilla de maní que hacemos. Es como un mercadito”, añade Zuluaga.

Entre los bocados que sirven de postre se puede elegir entre una galleta de chips de chocolate, de 6.000 pesos; o el key lime, de 9.000 pesos; tostadas francesas de canela (cinnamon french toast) y helado. Tienen cerveza de la casa, gaseosa, agua, té, jugo del día y bebidas de café.

El club sándwich

Si hay un sándwich identificado con Nueva York es este, por más que se haya popularizado en el mundo.

El club sándwich suele adoptar forma cuadrada dada por sus capas de pan de molde. Sus ingredientes originales son pavo, panceta, queso, tomate, lechuga y mayonesa, pero en su camino han ido variando. Quizás por eso, muchos creen que lleva huevo, pero en Brooklyn Deli niegan que haya sido parte de su origen (aunque se puede pedir con esa adición). El que ofrecen lleva pollo marinado (adaptación al gusto local), lechuga, aguacate y tocineta. Valor: 18.000 pesos.

El de ‘roast beef’

Restaurante Brooklyn Deli

El sándwich de roast beef es otro clásico del mundo. El lugar también vende la carne del mismo para quien quiera llevarla a casa.

El origen del sándwich de roast beef se ubica en Inglaterra; de hecho, es uno de los más conocidos allí. Pero se popularizó en el mundo de tal manera que existen cadenas especializadas solo en este sándwich que nació para utilizar las “sobras” del asado de carne y se solía comer frío.

El de Brooklyn Deli (por 23.000 pesos) lleva roast beef, Dijon, queso Monterrey, Jack y gravy (salsa que preparan con el jugo de la carne, un toque de vino y cebolla).

El de ‘pulled pork’

Restaurante Brooklyn Deli

El sándwich de pulled pork es un infaltable en los lugares que hacen barbacoa.

Otra receta estadounidense. Esta vez, hecha con cerdo desmechado, ahumado en las populares barbacoas o BBQ del sur de ese país (que a su vez tienen un origen nativo en su técnica), donde a veces lo mezclan con otras carnes y las salsas que lo acompañan van variando.

El sándwich de pulled pork en esta propuesta bogotana lleva salsa coleslaw (ensalada de repollo)y mayonesa de la casa.

Tiene un costo al público de 18.000 pesos.

Brooklyn Deli. Carrera 9.ª n. 79-02. Bogotá.

CULTURA 
EL TIEMPO@CulturaET





MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: