El artista Bernardo Montoya presenta su nuevo trabajo Magmatismos – Arte y Teatro – Cultura



[responsivevoice_button voice=”Spanish Latin American Female” buttontext=”Escucha esta noticia”]

Fue mientras realizaba una excursión por las zonas volcánicas de Guatemala cuando al artista plástico bogotano Bernardo Montoya le surgió la reflexión existencial de su más reciente trabajo. Se trata de ‘Magmatismos’, que expone en la galería capitalina SM maCarena.

Montoya aprovechó para recolectar algunas rocas volcánicas y material geológico que luego, en su taller de Bogotá, molió con la idea de obtener un pigmento particular.

“Dentro de la viejísima idea de la alquimia, Montoya logró mágicamente sacar pintura del magma seco volcánico. En un proceso analógico al del magmatismo volcánico, el artista usa sustancias volátiles, líquidos y sólidos para producir magma espeso y húmedo, un magma que ya pertenece a un nuevo período geológico”, anota Fernando Uchía, curador de la muestra.

Una nueva era que el curador y el artista han llamado la era del ‘Poliesticeno’, que invita a una meditación sobre lo que la humanidad está viviendo y haciendo con su entorno.

“Esa idea hace alusión a todos los derivados del petróleo, como los icopores (poliestireno expandido) y las llantas, que ya forman una nueva capa geológica”, explica Montoya.

Así, el artista combina la fotografía, el muralismo, a partir de un pigmento rojo –en el que prima el óxido de hierro–, con instalaciones de rocas de icopor, para alertar sobre este frenetismo contemporáneo.

A pesar de la fragilidad y liviandad del icopor, que flota en los océanos, es el material más usado para empacar dispositivos electrónicos, que viajan en aviones y barcos todos los días.

“Entonces, el icopor y el pigmento se encuentran en una acción simbólica sobre la fragilidad de la vida en este planeta, que finalmente es muy pequeño en el universo”, anota Montoya.

La instalación que simboliza rocas y magma de los volcanes reviste, de paso, un pensamiento sobre el pasado de la humanidad.

“La acumulación del magma es material que viene del fondo de la Tierra y, por ende, de nuestro pasado, porque para mí, el pasado se encuentra en estas profundidades, está abajo y no detrás de nosotros”, comenta el artista.

En ese orden de ideas, el mural también dialoga con aquellas pinturas de arte rupestre de las cavernas, realizadas por los primeros pobladores de este planeta.

Dirección: calle 26B n.° 3-47, Bogotá. Inf.: snmacarena.com



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: