Debate presidencial en Francia – Europa – Internacional


Mientras que en las calles y estaciones de metro cercanas a los Campos Elíseos, en la capital francesa, se vivían minutos de pánico tras el ataque perpetrado el jueves, los 11 candidatos a la presidencia quemaban sus últimos cartuchos en un definitivo debate a tres días de la primera vuelta en la que cuatro aspirantes tienen posibilidades de llegar a la segunda ronda.

Los nueve hombres y dos mujeres que aspiran a suceder a François Hollande fueron entrevistados por espacio de 15 minutos para convencer a los indecisos, un día antes del cierre de la campaña oficial.

Luego del ataque, que dejó un policía muerto y dos heridos, el primero de los aspirantes en reaccionar fue el exministro Emmanuel Macron: “Esta amenaza forma parte de la vida diaria de los próximos años”, advirtió.

La dirigente del ultraderechista Frente Nacional, Marine Le Pen, aprovechó la tragedia para recordar que quiere expulsar de Francia a los sospechosos de extremismo yihadista de origen extranjero que ya estén fichados. Por su parte, el candidato de extrema izquierda, Jean-Luc Mélenchon, expresó su solidaridad con la familia del agente fallecido y dijo que bajo su gobierno no habría ningún tipo de tolerancia con esos actos.

El aspirante de Los Republicanos, la formación conservadora, François Fillon, insistió en que la amenaza yihadista “es la más importante” para su país.

Así, Francia se encamina a una de sus elecciones más imprevisibles de todos los tiempos, con una carrera muy ajustada entre los cuatro candidatos con mayores posibilidades.

Le Pen, que según las encuestas lograría pasar a la segunda vuelta del 7 de mayo, ha perdido terreno, al igual que el otro gran favorito, Macron, con 22,5 y 24 por ciento de la intención de voto, respectivamente.

Según el más reciente sondeo de Ifop y Fiducial, Fillon, que se mantiene en la carrera pese ha haber sido imputado en marzo por desvío de fondos públicos, llega al 19,5 por ciento, un escaño por encima de Jean-Luc Mélenchon, quien cuenta con un 18,5.

La diferencia entre los cuatro aspirantes es tan corta que se puede ubicar dentro del margen de error de los sondeos, por lo que cualquiera podría clasificarse para la segunda vuelta. En el balotaje, si se cumplen los pronósticos, la líder del Frente Nacional perdería frente a cualquiera de los demás candidatos por el efecto de la concentración de votos contra la extrema derecha, como ocurrió en 2002.

Efe-AFP-Reuters



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook