Cultura: el artista plástico Kevin Mancera presenta su obra sobre la pandemia – Arte y Teatro – Cultura



[responsivevoice_button voice=”Spanish Latin American Female” buttontext=”Escucha esta noticia”]


“Sobre esta piedra construiré mis ruinas”. La frase que usó Kevin Mancera, inspirada en un pasaje bíblico, tiene el pesimismo de nuestros tiempos. Su obra sobre la pandemia para EL TIEMPO y el Mambo tiene varias lecturas. La imagen de las cabezas, una encima de otra, puede hablar de las víctimas del covid-19 y de lo que vendrá después –“no creo que sea una gran edificación”, dice–, pero Mancera sostiene que la obra nació sin un fondo filosófico claro.

Kevin tiene un trabajo de oficina; vive en Ámsterdam (Holanda) desde hace tres años. Todos los días va a su taller de 9 de la mañana a 5 de la tarde, reserva un día de la semana laboral para estar solo con su hijo, pero realmente no para de dibujar.

(Encuentre todas las obras sobre la pandemia de la alianza entre el Mambo y EL TIEMPO)

Kevin es un dibujante puro, un dibujante que ha marcado con sus trazos a toda una generación, pero es un dibujante que no ama los lápices ni los sacapuntas. Y mucho menos los borradores. Se acostumbró al rapidógrafo porque le gusta tener un estudio en su bolsillo y esa es su herramienta de cabecera: “Es limpio, portátil y sencillo de usar”; si el dibujo falla, termina en el cesto de la basura.

En los últimos tiempos su rapidógrafo ha sufrido un ligero desplazamiento por los pinceles, los colores de los acrílicos y su set de acuarelas; pero todo bajo el mismo principio: no detenerse.

Ha publicado varios libros y su obra mantiene un perfecto equilibrio entre la frescura, la ternura y una dosis justa de humor negro. Kevin sostiene que siempre trabaja en dos líneas: una, con una meta clara: La felicidad, por ejemplo, una de sus series, con dibujos que siempre sacan una sonrisa. Y otra, como esta obra, que nace de adentro, sin filtros.

Obra de Kevin Mancera sobre la pandemia

La obra de Kevin Mancera sobre la pandemia.

“Los dibujos de Mancera tienen siempre una cualidad enigmática: que me hacen pensar en el arte producido entre el manierismo y el Barroco, en donde había una tensión constante por perseguir efectos imaginativos y extravagantes, capaces de maravillar y despertar asombro, que se acerca a la categoría de lo unheimlich, lo siniestro freudiano. Estas dos cabezas superpuestas, afectadas por una marcada hipertricosis, me evocan numerosos ejemplos que existen en la historia del arte, como la obra de artistas como Lavinia Fontana, Agostino Carracci o José de Ribera, el Españoleto”, dice Eugenio Viola, curador jefe del Mambo.

Más noticias de arte en Cultura

FERNANDO GÓMEZ ECHEVERRI
Editor de Cultura
En twitter: @LaFeriaDelArte





MÁS INFORMACIÓN

Facebook
%d bloggers like this: