¿Cuándo preocuparnos por un ‘guayabo’? | DESHIDRATACIÓN ALCOHOL | EL UNIVERSAL



[responsivevoice_button voice=”Spanish Latin American Female” buttontext=”Escucha esta noticia”]

Como ‘guayabo’, o resaca se le conoce al comportamiento que asume el organismo luego de haber bebido altas cantidades de alcohol.

El médico Arturo Cristán Frías, explica que “el alcohol es una sustancia diurética, ya que incrementa la producción de orina. Se estima que por cada 50 gramos de alcohol en 250 mililitros de agua, el cuerpo elimina el doble o hasta el triple de agua en forma de orina, es decir, eliminamos más líquido que el que estamos ingiriendo.

Cuando hay guayabo, el alcohol hace que tus riñones excreten más agua de lo normal, por lo tanto orinas más también.

El cuerpo siempre necesita tener agua para funcionar adecuadamente, así que tomará agua de cada órgano disponible para reponerla, lo que da lugar a esta masiva deshidratación.

Explica Cristán, que además, la ingesta de bebidas alcohólicas estimula la síntesis de jugo gástrico, provocando inflamación (gastritis). Adicionalmente, la secreción pancreática y la actividad intestinal aumentan, lo que provoca dolor abdominal, náuseas y vómitos.

Según MedLine, en caso de no mantenerte hidratado, se estrechan los vasos sanguíneos de la cabeza y puedes sufrir dolor de cabeza.

¿Cuándo es una urgencia?

Los signos y síntomas más graves que acompañan al consumo excesivo de alcohol pueden apuntar hacia una intoxicación alcohólica, de tipo urgencia médica que pone en riesgo la vida. Llama a emergencias si la persona que estuvo bebiendo presenta los siguientes signos:
·  Confusión
·  Vómitos
·  Convulsiones
·  Respiración lenta (menos de ocho respiraciones por minuto)
· Respiración irregular (una pausa de más de 10 segundos entre las respiraciones)
· Piel de color azulado o pálido
·  Temperatura corporal baja (hipotermia)
· Dificultad para mantenerse despierto
·  Desmayo (pérdida del conocimiento) e imposibilidad de despertarlo.
Algunas personas son más susceptibles que otras a adquirir resaca.

Según Mayo Clinic, una variación genética que afecta cómo se metaboliza el alcohol puede hacer que algunas personas se ruboricen, suden o vomiten después de beber. Por lo anterior se recomienda cuidarse de los siguientes casos para evitar que la resaca sea más grave:

· Beber con el estómago vacío. Cuando no hay alimento en el estómago, el alcohol se absorbe más rápido.

· Consumir otras drogas, como nicotina, junto con el alcohol. La combinación del alcohol con el tabaco parece aumentar la probabilidad de despertarse con resaca.
· No dormir bien o lo suficiente después de beber. Algunos investigadores creen que los síntomas de la resaca generalmente se deben, al menos en parte, a la mala calidad y ciclo corto de sueño que suele seguir tras una noche de bebida.

· Tener antecedentes familiares de alcoholismo. Tener familiares cercanos con antecedentes de alcoholismo puede indicar un problema hereditario con la forma en que cada organismo procesa el alcohol.

·  Tomar bebidas alcohólicas de color más oscuro. Las bebidas de color más oscuro suelen tener un volumen alto de congéneres y aumentan la probabilidad de tener resaca.

¿Qué tomo para el guayabo?

Especialistas afirman que preferiblemente no utilices analgésicos antiinflamatorios para el alivio del dolor (como ibuprofeno, aspirina, o naproxeno).
Estos sí alivian el dolor de cabeza, pero combinados con el alcohol pueden ocasionar daño a la mucosa gástrica.
Es mejor utilizar acetaminofén.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook