Coronavirus hoy: Qué hacer para evitar una segunda ola de la pandemia en Colombia – Salud



[responsivevoice_button voice=”Spanish Latin American Female” buttontext=”Escucha esta noticia”]


La evolución de la pandemia en Colombia demuestra que el país llegó a su pico de muertes y contagios a finales de julio y comienzos de agosto y que aún se está en fase de desaceleración. Pero las autoridades han sido claras en advertir que una segunda ola es posible y que Europa, justamente, es el mejor ejemplo.

Luis Alexánder Moscoso, viceministro de Salud, dice que el modelo colombiano de atención a la pandemia primero tuvo unas restricciones severas para adaptar el sistema de salud a la llegada del coronavirus y, pasado el primer pico, se dio apertura total en septiembre, “lo que ha permitido controlar las infecciones y adquirir algunos niveles de inmunidad colectiva”.

De hecho, insiste en que algunas regiones ya han pasado su primera ola sin que existan rebrotes y esto permite ser optimistas en un eventual escenario de segundo pico nacional, a pesar de las asimetrías regionales. Para eso, explica el viceministro, se reforzó la estrategia PRASS para actuar sobre los asintomáticos a nivel comunitario en lugares donde se requieran medidas más fuertes.

(Lea también: Covid-19 causó 20 % de todas las muertes en el país de marzo a octubre)

“Pero todo esto requiere el mantenimiento de las medidas de protección a todo nivel, sobre todo en el ámbito individual, y por eso se ha hecho énfasis en la comunicación”, afirma.

Alejandro Gómez, secretario de Salud de Bogotá, recalca que en el caso colombiano los análisis deben ser regionales. La capital en este momento viene bajando sostenidamente en los positivos diarios, en los pacientes en UCI por covid y en las muertes.

“Sin embargo, ese descenso no debe tranquilizar. Nuestros modelos matemáticos nos permiten suponer que vamos a tener un rebrote del virus entre la segunda quincena de noviembre y la primera de diciembre. Por supuesto, esto dependerá del comportamiento social que tengamos todos”, afirma.

En concreto, dice que para disminuir la severidad de un segundo pico se han establecido lineamientos para que las actividades productivas no coincidan en horarios, se han reforzado los mensajes de autocuidado y se está haciendo énfasis en la metodología DAR (Reporto, Aíslo y Reporto), que si se hace adecuadamente, es probable que no vuelvan las cuarentenas por localidades.

(Consulte: La pandemia causó exceso de mortalidad de 20 % en 21 países)

Carlos Álvarez, coordinador de estudios covid para la OMS en el país, dice que es clave mantener la coherencia. “Queremos tener mayor movilidad y regresar a la normalidad, pero para lograr esto debemos ser coherentes en el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad establecidos y con las medidas de autocuidado que previenen las infecciones. Si el uso de tapabocas, el lavado de manos y la distancia social se vuelven un hábito, podemos mitigar el impacto de una segunda ola”, sostiene.

A su vez, Carlos Eduardo Pérez, infectólogo, coincide en que un eventual rebrote no dependerá del comportamiento viral, sino del humano. Y para eso propone mantener el aislamiento en positivos y sus grupos familiares, incrementar las pruebas oportunas y accesibles en cualquier escenario –no solo en hospitales– y sanciones sociales a infracciones sanitarias.

Luis Jorge Hernández, doctor en Salud Pública, expone que las tres lecciones que por ahora deja lo ocurrido en Europa son: la reapertura de los sectores debe ser progresiva y privilegiando las actividades al aire libre, no se debe bajar el número de pruebas, y hacerlas en poblaciones de alta movilidad en calle, y la confirmación de que la mejor vacuna es el tapabocas, el lavado de manos y la distancia física. “Las cuarentenas colectivas ya no sirven”, sostiene.

“Hoy seguimos sin lograr un nivel de conciencia suficiente para atenuar la presencia y transmisión del virus, que seguramente nos conducirá a una segunda ola de contagiados y fallecidos. Para el futuro, nos vemos en la necesidad de insistir en la responsabilidad de las personas en su autocuidado representado en acciones sencillas (tapabocas, lavado de manos, distanciamiento físico, lugares ventilados) como elemento primordial para asumir responsablemente lo que viene”, dice por su parte el ex ministro de Salud, Gabriel Riveros.

(Tal vez le interese: Estudio de la OMS revela cuáles medicamentos no sirven para covid)

Para rematar, la salubrista Elizabeth Beltrán señala que las medidas deben poner a la cabeza a las autoridades en general y “no todo debe recaer en la gente, sino que en este momento considerar la salud desde un contexto de integralidad y protección exige revisar y atenuar los determinantes sociales, como la capacidad para el sostenimiento básico, las garantía de empleo y estabilidad laboral”.

UNIDAD DE SALUD
Consulte aquí todas las noticias de la Unidad de Salud de EL TIEMPO.
Contáctenos a través de @SaludET, en Twitter, o en el correo salud@eltiempo.com.





MÁS INFORMACIÓN

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Facebook
%d bloggers like this: