Coronavirus en Colombia: Trabajadores de la salud muertos e infectados con covid-19 en el país – Salud



[responsivevoice_button voice=”Spanish Latin American Female” buttontext=”Escucha esta noticia”]


Desde el 11 de abril, cuando se confirmó la muerte del médico Carlos Fabián Nieto en Bogotá, la pandemia ha cobrado la vida de casi un centenar de trabajadores de la salud en el país. Así lo revelan las cifras más recientes del Instituto Nacional de Salud, que al cierre de esta edición confirmó además que cerca de 20.000 de estos empleados se han infectado con el nuevo coronavirus.

Los datos muestran que si bien casi el 99 por ciento se ha recuperado, estos casos representan el 1,7 por ciento de todos los detectados en Colombia, siendo una de las ocupaciones más afectadas por el virus. De hecho, según la Asociación Médica Sindical (Asmedas), los 19.732 infectados equivaldrían a cerca del 2,5 por ciento de los 780.000 trabajadores de la salud, entre médicos, profesionales y empleados de todos los niveles, que se calcula hay en el país.

Una de cada tres infecciones (32 por ciento) se dio en auxiliares de enfermería. Le siguen en número de casos los médicos (14,2 por ciento), personal administrativo (13,8 por ciento) y profesionales en enfermería (11,4 por ciento). Sin embargo, independientemente de la ocupación, la mayoría se contagió en medio de sus jornadas de trabajo. En concreto, dos de cada tres (64,32 por ciento) infecciones están asociadas a la prestación de servicios.

Al concentrarse en los fallecidos, esta proporción baja a 55 por ciento, aunque hay 20 decesos en los que no se ha determinado la forma de contagio.

(Lea también: Fatiga pandémica: una realidad con la que hay que aprender a lidiar)

46 de las 99 muertes confirmadas se dieron en médicos entre generales y especialistas, cuatro de ellos en la última semana. Además, han fallecido 21 auxiliares de enfermería, siete empleados del área administrativa, cinco conductores y cuatro enfermeras profesionales.

Por regiones, Antioquia concentra la mayoría de casos detectados, con 6.563 (33 por ciento), muy por delante de todas las entidades territoriales. Por ejemplo, Cali ha confirmado 3.269 trabajadores de la salud enfermos de covid-19 (16,6 por ciento) y Bogotá, 2.585 (13,1 por ciento).

En todo caso, al comparar con el contexto internacional, los números de Colombia están lejanos a los de otros países. Según un análisis de Amnistía Internacional del 3 de septiembre, más de 7.000 profesionales de la salud habían muerto a esa fecha a causa del covid-19.

Los países con las cifras estimadas más altas de personal sanitario que ha muerto eran México (1.320), Estados Unidos (1.077), Reino Unido (649), Brasil (634), Rusia (631), India (573), Sudáfrica (240), Italia (188), Perú (183), Irán (164) y Egipto (159). En ese momento, Colombia reportaba 45 fallecidos.

(Tal vez le interese: Las lluvias aumentan riesgo de infectarse con virus respiratorios)

Gremios piden elementos de protección

En cualquier caso, los principales gremios de la salud del país mostraron su preocupación por la afectación de la pandemia sobre estos trabajadores. Pedro Contreras, presidente nacional de Asmedas, calificó a este personal como las víctimas fáciles de la pandemia ante las evidentes faltas y fallas en la dotación de elementos de protección personal.

Insistió en que, más allá de las cifras, estos casos no debieron presentarse, pues los riesgos están identificados y en ellos son mayores porque atienden en la primera línea a personas contagiadas.

Sergio Isaza, presidente de la Federación Médica Colombiana, afirmó que proteger al personal sanitario significa cuidar, de paso, a toda la población atendida por ellos. Y recordó que es una obligación que debe garantizarse a todo nivel, pues no hay razón para que algunas entidades ignoren los riesgos.

(Consulte: Los países que no han reportado casos de covid-19)

Gilma Rico, presidenta de la Asociación de Enfermeras de Colombia (Anec), destacó que el papel de estas trabajadoras, tanto a nivel hospitalario como comunitario, debería ser reconocido en términos de protección y trabajo decente y digno. Sin embargo, evidenció vacíos en la protección que repercuten en la calidad de su trabajo. “No debe haber excusas para cumplir con mandatos explícitos”, aseguró.

Cecilia Vargas, presidenta de la Organización Colegial de Enfermería, sostuvo que pese a la existencia de las normas para proteger al personal, en muchas regiones estas no se cumplen. Entre otras razones, porque las formas de contratación irregular y tercerización les desfavorece en cuanto a dotación de elementos de protección e incluso remuneración justa para que de manera individual puedan adquirirlos. “Aunque estos vacíos siempre han existido, se han agudizado en la pandemia con las consecuencias que vemos”, concluye.

César Burgos, expresidente de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas, resaltó que entre los afectados graves no solo hay trabajadores en grupos de riesgo (por edad y comorbilidades), sino personas jóvenes y sanas expuestas por su trabajo. “Las grietas en la protección deben cerrarse, pues la pandemia no ha acabado y los afectados pueden crecer”, remata.

(Le recomendamos: 20% de infectados de covid desarrolla trastorno mental, dice estudio)

Por eso, en palabras de Roberto Baquero, presidente del Colegio Médico Colombiano, es urgente reforzar las medidas de protección y reconocimiento para todo este personal con dotaciones adecuadas y suficientes y el cumplimiento de los compromisos económicos para todos.

UNIDAD DE SALUD
Consulte aquí todas las noticias de la Unidad de Salud de EL TIEMPO.
Contáctenos a través de @SaludET, en Twitter, o en el correo salud@eltiempo.com.





MÁS INFORMACIÓN

Facebook
%d bloggers like this: