con reglamentación para uso medicinal y científico


Todo está dinámico para que se principio a escribir la nueva historia de la maría en Colombia. Esta vez no como una planta proscrita y asociada al narcotráfico, sino como un producto legítimo para usos medicinales y científicos. El gobierno expidió el decreto caudillo que fija las reglas para ese negocio sin precedentes en Colombia, la explotación del cannabis tanto psicoactivo como no psicoactivo.

El primero es la maría con un contenido superior al 1 por ciento de THC (tetrahidrocannabinol) en peso seco, y el segundo la que tiene un nivel inferior. Esta última se conoce como cáñamo y no tiene longevo intriga: es una fibra poderosa con múltiples aplicaciones como elaborar sogas y costales, piezas biodegradables para automóviles, lubricantes e incluso prendas de vestir. Aunque el Estado mantendrá el control de este producto habrá mayores alternativas para los cultivadores pues no habrá restricciones de uso.

Puede interpretar: Argentina se convierte en el botellín país de la región en aprobar la maría medicinal

Pero el quid de la nueva industria está en el cannabis psicoactivo cuyo uso está restringido al ámbito de la medicina y la ciencia. Tres grandes negocios se admiten: cultivarlo y comercializarlo en el país y elaborar derivados, ya sea para el mercado interno o el extranjero. Las compañías o particulares que quieran meterse en la industria deberán contar inicialmente con licencias expedidas por los Ministerios de Imparcialidad y de Salubridad. Pero, por otra parte, incluso deben ganar que el Estado les asigne cupos de los aprobados por la Asociación Internacional de Fiscalización de Estupefacientes, con sede en Viena. Colombia dispone de un número restringido de esos cupos para producir cannabis psicoactivo, y la cantidad depende del prospección anual de ese organismo internacional. El país cuenta para su iniciación en esta industria con una aprobación de 40 toneladas de cannabis transformada con fines de exportación, de las cuales el 10 por ciento (4 toneladas) pueden ser distribuidas para consumo a nivel franquista.

Miles de pacientes podrán beneficiarse de los derivados del cannabis psicoactivo. Según la Asociación Colombiana de Neurología, en el país hay 480.000 enfermos de epilepsia, y el 60 por ciento de estos no reciben tratamiento alguno. Las farmacéuticas están desarrollando para ellos medicamentos a almohadilla de cannabis, los cuales podrán ser distribuidos en el sistema de sanidad, droguerías y demás establecimientos autorizados bajo vigilancia del Invima. Los derivados van desde “preparaciones magistrales” para pacientes con dictamen de cáncer, párkinson, fibromialgia o VIH, hasta pomadas, gotas, kits de vaporización, aceites, linimentos, bálsamos y cremas para atender dolores crónicos, trastornos de sueño y dolencias posquirúrgicas, entre otros.

Cinco empresas instaladas en Colombia ya han tramitado inmoralidad para producir y elaborar derivados de cannabis. Según la reglamentación expedida, las grandes empresas deberán comprar al menos el 10 por ciento del cupo total asignado de cannabis a pequeños cultivadores, y estos, adicionalmente, contarán con cooperación técnica y otros incentivos, para avalar que participen del negocio. Quienes posean cultivos preexistentes y quieran continuar con la actividad deberán erradicar las plantaciones y provenir de cero, bajo el amparo y directrices de una inmoralidad y un cupo asignado. Una partida de los posibles recaudados por las licencias irá a Colciencias para impulsar la investigación científica sobre los usos médicos del cannabis, la cual incluso puede ser aprovechada en el sector veterinario. La promisoria industria casi nada está encendiendo motores.



MÁS INFORMACIÓN


¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: