Con ópera al aire libre terminó el Cartagena Festival de Música 2020 – Música y Libros – Cultura



[responsivevoice_button voice=”Spanish Latin American Female” buttontext=”Escucha esta noticia”]

Una función de ópera al aire libre con ingreso gratuito dio término, el domingo pasado, a la décima cuarta edición del Cartagena Festival de Música.

En este emblemático lugar, segundos después de que el reloj de la iglesia de San Pedro marcó las 10 p. m. ingresó al tablado la Camerata Salzburg.

Los primeros acordes de violines fueron para interpretar Eine Kleine Nachtmusik (Una pequeña serenata), de Wolfgang Amadeus Mozart.

Las bellas tonadas de Mozart y Antonio Salieri dieron paso a los cantos de la ópera a cargo del tenor Pablo Martínez y las sopranos Eliana Piedrahíta y Martina Ferrer; luego se sumaron la mezzosoprano Paola Leguizamón y los barítonos Horst Lamnek, Juan David González y Klemens Sander.

La plaza San Pedro Claver, llena de aficionados trasnochadores, disfrutó así de la última función del festival, que terminó cerca de la medianoche.

“Este es un festival muy particular. Se realiza en un buen momento porque hay pocos eventos en Occidente, y, por ejemplo, es tiempo de invierno en Europa –le había dicho a este diario el pianista y musicólogo Giovanni Bietti–. Así que Cartagena se constituye en un lugar muy interesante para visitar. La reputación del festival está incrementándose, la programación es fantástica, y tiene una audiencia hermosa”, concluyó el artista, que, además, ha sido tallerista y maestro invitado a este encuentro en los tres años más recientes.

Durante los 10 días del evento, los escenarios tuvieron aforo total; tanto los conciertos como los talleres y las clases magistrales contaron con masiva asistencia del público.
Horas antes del cierre hubo otra función, también muy comentada, a cargo de la Orquesta Supernova Romántica, que tuvo lugar en el auditorio del Centro de Convenciones.

La orquesta, con más de 50 músicos, y bajo la batuta del reconocido director Robin O’Neill, interpretó la Séptima sinfonía, de Ludwig van Beethoven.

Allí mismo, Julia Salvi, directora de la Fundación Salvi, entidad organizadora, celebró los resultados del encuentro y dio su balance: “Este año vimos, por ejemplo, cómo es posible que el estilo clásico, el cual trabajan los conservatorios, tenga un lugar para la música colombiana, y ese escenario es este festival”, dijo orgullosa.

“Todos los días tuvimos lleno, pese a que la gente va culminando sus vacaciones; para ello extendimos los tiempos y a cada estilo musical le dimos su espacio; lo que buscamos fue un encuentro de culturas, permitiendo a la música tradicional encontrarse con la clásica”, señaló Salvi, quien celebró actuaciones como las del colombiano Julio Victoria, quien presentó un espectáculo con música electrónica y fusión, con base en instrumentos de los Llanos Orientales y el Pacífico colombiano como el arpa y la marimba.

Las cifras

El año pasado, el Cartagena Festival de Música había recibido a 28.106 asistentes; en esta ocasión, según las taquillas, se superaron los 30.000 asistentes.

“Se pusieron en escena diferentes estilos, lo que abrió nuestros escenarios a nuevas audiencias”, añadió Salvi.

En el 2019 hubo 35 conciertos que protagonizaron 417 artistas, mientras en el 2020 hubo 36, 9 de ellos gratuitos, con 255 artistas en escena.

“Esta es una iniciativa que tiene mucho futuro –expresó Antonio Miscená, director general del Festival–. Es un proyecto que venimos trabajando y puliendo hace varios años. Lo que en estos últimos días vivimos en Cartagena es el resultado de un largo proceso, y no paramos, seguimos creciendo y aprendiendo. Además, estamos escuchando las críticas para entender a nuestras audiencias y mejorar”.

Funciones destacadas

Cabe destacar la jornada del sábado, día en que la función de ópera fue a puerta cerrada en el teatro Adolfo Mejía.

Con los cuatro niveles del escenario centenario lleno de amantes de la música, la Camerata Salzburg puso en escena La flauta mágica, de Wolfgang Amadeus Mozart, y melodías de Antonio Salieri y Franz Schubert, el compositor homenajeado este año en Cartagena.

Pero los aplausos en la noche de gala musical fueron para la mezzosoprano colombiana Paola Leguizamón, quien entregó todo el talento de su voz a un público, que se sintió orgulloso.

A la misma hora, 7 p. m., en el Centro de Convenciones, otro colombiano, Julio Victoria, le ponía la nota electrónica al festival, que este año, de nuevo, le abrió las puertas al talento latinoamericano con la serie de conciertos, ‘Suena Suramérica’, que tuvo llenó total en todas las presentaciones.

Volverán los recursos de la alcaldía

El alcalde de Cartagena anunció que pese a la crisis económica que atraviesa el distrito, la ciudad hará su mayor esfuerzo para aportar recursos al festival.

Según la veeduría ciudadana Funcicar, en años anteriores, la Alcaldía de Cartagena había entregado 250 millones de pesos para la realización del festival en el 2016; 304 millones de pesos en el 2017 y 50 millones de pesos en el 2018. Para el 2019, la cifra subió a 792 millones.

No obstante, este año no hubo aportes. “Es entendible, y somos respetuosos de las decisiones de los mandatarios –expresó Julia Salvi al respecto–. Sabemos que la crisis administrativa que vivió la ciudad requiere decisiones de fondo, pero el festival tiene que seguir adelante”.

JOHN MONTAÑO
EL TIEMPO – CARTAGENA
@PilotodeCometas



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: