Cómo es la dieta DASH, una de las más saludables




Entre todas las posibles dietas que existen, la DASH ha empezado a atraer gran parte de las miradas. Un plan de alimentación flexible, equilibrado y saludable con el que es posible perder peso sin tener que pasar hambre. Los beneficios de esta dieta no solo los corroboran quienes ya la han probado, sino estudios como Dietary Prevention of Heart Failure in Hypertensive Metabolic Syndrome.

Aunque en un principio la dieta DASH surgió como una forma de reducir la presión arterial alta, en realidad, muy pronto se descubrió que sus beneficios iban mucho más allá. La propia página web Dash Diet comenta algunos de ellos.

Los beneficios para la salud de la dieta DASH

La dieta DASH se caracteriza por ser baja en sal, pues su objetivo principal era ayudar a que las personas con presión arterial alta pudiesen reducirla sin necesidad de medicamentos. Los expertos han comprobado que funciona si se mantiene en el tiempo.

Este tipo de dieta también previene la obesidad y, con ello, las enfermedades del corazón. Pues, se centra en la reducción del consumo de aquellos alimentos ricos en grasas saturadas en favor de frutas, verduras, grasas saludables (aceite, aguacate), lácteos bajos en grasas, etc.

Otro de los beneficios para la salud de la dieta DASH es que logra prevenir y controlar la diabetes. De esta forma, se mantienen en equilibrio los niveles de insulina en el cuerpo, lo que mejora la calidad de vida de las personas que ya han sido diagnosticadas con esta enfermedad.

Existen otro tipo de beneficios que promete la dieta DASH. Algunos son retrasar la progresión de la enfermedad renal e, incluso, se asocia a un menor riesgo de sufrir determinados tipos de cáncer. También, en la página web se añade que “ahora se relaciona con un menor riesgo de depresión”.

La dieta DASH ¿una dieta mediterránea?

Es posible que algunos expertos en nutrición relacionen la dieta DASH con la mediterránea. Esto es debido a que en ambos casos se centran en un mayor consumo de frutas y de verduras, ingesta de frutos secos, lácteos que sean bajos en grasa, carnes magras, etc.

Además, la dieta DASH permite determinados retoques para que aquellas personas que sean vegetarianas puedan, también, aprovechar todos sus beneficios. Lo mejor es que es un plan de alimentación en el que no se trata de comer menos, sino de comer bien.

Algunos consejos para iniciarse en la dieta DASH

Existen consejos para iniciarse en la dieta DASH muy simples y que todas las personas pueden empezar a poner en práctica, progresivamente, para mejorar sus hábitos de alimentación. De esta forma, también se irán eliminando aquellos alimentos consideramos como “indeseables” como la bollería industrial.

  • Duplicar las verduras en el plato. Es mejor que estas sean frescas, aunque la dieta DASH contempla la posibilidad de que estén congeladas.
  • Incluir frutas en los cereales. Pueden ser frambuesas, arándanos o plátano. Además, en cuestión de cereales, es preferible elegir la avena. 
  • Elegir yogures de frutas. Son una opción interesante y repleta de vitaminas. Sin embargo, no deben tener grasa ni azúcar.
  • Hacer batidos: la dieta DASH permite los batidos, siempre y cuando estos no tengan azúcar, la leche que se utilice sea descremada y se incluya fruta fresca.

Una forma muy sencilla de tener siempre verduras para comer es comprarlas ya cortadas y listas para comer. Por ejemplo, el brócoli, las zanahorias, la lechuga o la coliflor. Asimismo, la dieta DASH incide en la importancia de que cuanto más coloridos sean los platos, mucho mejor.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: