Barcelona ganó con lo justo 3-2 a la Real Sociedad – Fútbol Internacional – Deportes


Dos goles y una concurrencia de Leo Messi dieron la triunfo al Barcelona en presencia de la Auténtico Sociedad (3-2) y mantienen con vida al conjunto azulgrana antiguamente de inspeccionar el Bernabéu el próximo sábado. Fue un partido con un primer tiempo psicótico -los cinco goles se marcaron en los primeros 45 minutos- y en el que los catalanes prácticamente acabaron pidiendo la hora, porque la escuadra guipuzcoana siempre jugó de tú a tú a su rival y mereció hurtar un mejor presa del Camp Nou.

Y es que la Auténtico, que no ganaba en el coliseo azulgrana desde 1991, vio claro desde el primer minuto que esta tinieblas se le presentaba una gran ocasión de soterrar su mala ráfaga. En la primera ruindad visitante, Piqué ya tuvo que sacar un tiro de Oyarzabal que se colaba en la meta de Ter Stegen, y los problemas para la retaguardia catalana no acabaron, ni mucho menos, ahí.

El propio Oyarzabal tendría dos ocasiones más antiguamente del cuarto de hora. Un disparo a bocajarro que acabó atrapando el meta germánico del Barça y un tiro porvenir que incluso murió en las manos del zaguero teutón. Tuvo que aparecer Messi -siempre Messi- para deshacer el ultraje a los 17 minutos y aplacar los primeros murmullos nerviosos del Camp Nou.

El argentino se sacó un zurdazo desde la primero, seco y raso, que se coló pegado al palo izquierdo de la meta de Rulli. El Barça se serenó con el tanto y fue de menos a más. Messi estuvo a punto de hacer el segundo, poco luego, pero se chocó con Rulli en la rasgo de gol cuando se disponía a rematar una concurrencia de Luis Suárez.

Para entonces, la Auténtico llegaba menos, pero aun así ponía a prueba a Ter Stegen con tiros lejanos de Yuri y Raúl Navas. Hasta que Messi marcó el segundo casi sin querer, luego de que Luis Suárez robara un balón internamente del ámbito y fusilara a Rulli, que desviaba el balón con el pie para que lo empujara a gol el figura de Rosario.

Pero este Barça, que en una semana ha dilapido seriamente parte de sus opciones en Muérdago y casi todas en la Muérdago de Campeones con las derrotas de Málaga y Turín, es ahora mismo un equipo muy poco fiable. Los chicos de Eusebio Sacristán lo sabían y no bajaron los brazos pese al 2-0. Íñigo Martínez, con la colaboración de Umtiti, que desvió el balón al fondo de la red, hizo el 2-1 tres minutos antiguamente del alivio.

Y aunque Paco Alcácer, sustituto hoy del sancionado Neymar, convertiría en el 3-1 una concurrencia de Messi en la ruindad subsiguiente, la Auténtico aun tendría tiempo de anotar el segundo en el añadido. Willian José ponía un centro al corazón del ámbito y Xabi Prieto se anticipaba a Umtiti, Piqué y Jordi Alba para rematarlo con una sutil voleo ajustada al palo izquierdo de Ter Stegen.

La foto del gol resume a la perfección los males de este Barça, un equipo cuya creciente fragilidad defensiva está arruinando sus opciones en esta recta final de temporada. Tras ese primer tiempo psicótico, parecía claro que los azulgranas saldrían en la segunda porción decididos a templar el partido.

Sin bloqueo, el equipo de Luis Enrique se fue haciendo más pequeño a medida que pasaban los minutos y veía como la Auténtico Sociedad iba imponiéndose por ganas y charnela. Willian José y Canales, que había entrado sustituyendo a Vela, tomaron dos malas decisiones cuando se plantaron solos en presencia de Ter Stegen y, en zona de probar el remate, buscaron una combinación que no llegó a ningún puerto.

Xabi Prieto cabeceaba desviado a la salida de un córner e Illarramendi casi sorprende a Ter Stegen, al ver a éste aventajado, en un tiro porvenir de desidia. El Barça resoplaba pobre y al punto que se acercaba al ámbito visitante.

Solo algún chispazo de Messi y el arrojo de un Sergi Roberto inconmensurable le daban algún respiro. Luis Enrique, que había reservado a Iniesta pensando en la remontada contra la Juventus daba a entrada al manchego para poner poco de pausa en los vigésimo minutos finales.

La Auténtico llegaría ya poco más. Rakitic y Denis Suárez buscaron el cuarto, pero se toparon con Rulli en la recta final. En el añadido, Yuri tuvo el 3-3, pero su disparo cruzado con la siniestra no encontró la meta de Ter Stegen. En la ruindad subsiguiente, Luis Suárez pudo sentenciar, pero Rulli tapó proporcionadamente su disparo en el uno contra uno.

EFE



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook