Así va Mipres, la aplicación para la prescripción de medicamentos


A partir de abril los médicos registrados deben utilizar la aplicación Mipres para prescribir medicamentos que no están en la cobertura del plan sustancial de servicios del sistema de vitalidad. El aplicativo, que resulta de la ley estatutaria, averiguación eliminar barreras en la ofrecimiento de drogas y tratamientos y devolver a los médicos su autonomía para tomar decisiones. Ayer, para prescribir estos instrumentos, que por lo común corresponden a patologías de parada costo, médicos y pacientes estaban supeditados a un comité técnico irrefutable que los aprobaba.

Se aplazamiento que la Mipres traiga beneficios para el resto de los actores del sistema. Los pacientes dejarán de ser los mensajeros de las EPS pues ya no tendrán que ir de oficina en oficina a pedir la autorización. Los médicos se beneficiarán porque gastarán menos tiempo en asuntos administrativos y podrán concentrarse en los pacientes. El sistema de vitalidad asimismo saldrá ganando porque “ayudará a conocer qué médicos prescriben qué medicamentos y para cuales patologías, lo que podrá evitar el contrabando de los mismos y la doble formulación”, dice Denis Silva, vocero de Pacientes Colombia, una estructura que agrupa a 183 asociaciones de usuarios de vitalidad en el país.

Le recomendamos: “La colaboración con nuestros pares nos permite incrementar el llegada a la vitalidad de los pacientes”

Durante un año el tarea ha trabajado en sensibilizar y capacitar sobre el tema, y dio un tiempo de habilitación para que EPS y médicos se adaptaran a la medida voluntariamente. Pero a partir del 1 de abril es obligatorio usar la aplicación para el sistema contributivo. Y como sucede cuando se pone en marcha un nuevo proceso, ha habido problemas. El más extraordinario, según la viceministra de Protección Social, Carmen Eugenia Dávila, ha sido la dificultad de agregarse a la nueva tecnología.

A pesar de esto, según Álvaro Rojas, de la Dirección de Sucursal de Fondos de la Protección Social, se han formulado 470.000 prescripciones desde diciembre hasta el 29 de marzo y en la plataforma ya hay inscritos 20.206 profesionales de la vitalidad entre médicos, odontólogos y nutricionistas de 1152 IPS en 192 municipios de 30 departamentos. Esto representa cerca del 70 por ciento del total y “teniendo en cuenta que era un periodo no obligatorio creemos que vamos a demorar al 100 por ciento pronto”, dice.

Le sugerimos: “Hay que romper la fracasomanía”: Alejandro Gaviria

El tarea seguirá atento con las capacitaciones. Pero para asegurar que funcione aceptablemente y no genere barreras de llegada, Pacientes Colombia desde diciembre habilitó un call center para proporcionar a los ciudadanos expresar sus quejas, obstáculos o dudas. Según Silva reciben en promedio entre 70 y 80 llamadas diarias y se han podido identificar varios tipos de obstáculos. Uno de ellos es que algunas farmacias les niegan las prescripciones ya autorizadas por las EPS. Por su parte los médicos manifiestan que para ciertas enfermedades los medicamentos no están en las presentaciones que deberían y esto dificulta prescribirlos. Además sucede que las EPS no dan respuesta a los pacientes en los cinco días hábiles que prevé la ley para notificarle donde pedir su droga. “En la costa Atlántica los enfermos llevan 20 días esperando que la EPS los notifique”. La otra barrera es cuando la EPS les autoriza a los usuarios la prescripción, pero la IPS no entrega lo solicitado por el médico. Adicionalmente algunas regiones tienen problemas de conectividad y “si no tienen computador, no podrán prescribir”, dice Silva.

A pesar de que hay aún desinformación y algunos médicos se niegan por simple temor al cambio, Dávila ha observado que el proceso en algunas instituciones se hace en términos razonables y funciona aceptablemente en todos los ámbitos. “En otras yerro más capacitación porque están más rezagados”, dice. Como se negociación de un esfuerzo de todos, es importante que tanto usuarios como médicos hagan uso de la orientación de atención cuyo número sin cargo doméstico es 018000121666 y 3076600 en Bogotá. Las quejas de los usuarios se remitirán a la Superintendencia de Vitalidad.



MÁS INFORMACIÓN


¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: