Arrieros somos | La Prensa Panamá


Arrieros/arrieras. El refrán pionero es: ‘Arrieros somos y en el camino nos encontramos’. De él, derivó, con el insecto incluido: ‘Arrieras somos y en el camino nos encontramos’. Una variación de la primera palabra, del masculino al femenino. Fenómeno común, provocado hasta por el tiempo de empleo. Casi todos se decantan por ese impulso pionero. El arriero, de arrear, guía el ganado por los caminos. No se asienta sobre un caballo: camina. Y se le ve entre el ganado. En cualquier momento, se encuentra con un colega de oficio, y le tocará interactuar. No debe olvidarse esa circunstancia, sobre todo cuando se toma una decisión crucial.

Redundancias. Donde imagine, allí estará el ‘hace tiempo atrás’. ¿Acaso hay uno adelante? Una de las funciones del verbo ‘hacer’ es la de marcar el pasado. En idioma menos triste puede optarse por: ‘hace tiempo’ o ‘tiempo atrás’. Menos palabras, que este es el tiempo de la condensación. Y todos estaremos contentos. Las dos ideas, no obstante, implican vaguedades. Mejor exactitud, con la incorporación en la idea de adjetivos numerales: ‘Hace dos meses’ o ‘dos meses atrás’. Vivan la condensación y la precisión. 25 de julio de 1957; 12:05 de la madrugada. Amén. Peor aún: pluralizar el verbo ‘hacer’, cuando su carácter es impersonal. ‘Hacen años’.Lo correcto: ‘hace años’.

Interrogo sobre funcionario y erario, y nadie admite que le agrega el redundante ‘público’, tan común en transmisiones televisivas y radiofónicas.

Miami. Es una ciudad estadounidense con aire latinoamericano. No es la capital del estado de la Florida. Su capital es Tallahassee. Se habla mucho de Miami. Hay un empate en la pronunciación: /miami/ y /majami/. La primera es la pronunciación española y la segunda, la inglesa. ¿Cuál prefieres? La norma opta por la primera, pero el uso termina imperando.

Qatar o Catar. Ese país árabe sentado sobre un pozo de petróleo. Dos terceras partes de mis contertulios prefieren esa forma no española de Qatar, aunque imprime un sello de esa nación. El mundo académico recomienda Catar, hispanizado.

Idioma español o lengua española. La gran mayoría prefiere esta denominación para nuestra lengua. Aquella en la que nos comunicamos los panameños, constitucional y, además, lengua materna del 90 y tanto por ciento de la población de 4,098,000 millones de habitantes. El 25% de mis contertulios en Facebook (#ConsultorioIdiomático) la denominan castellano. Español y castellano son vocablos sinónimos para nombrar a nuestra lengua. Diferente es en España, donde se introduce un componente político por la reivindicación territorial e histórica.

Acondicionador de aire/aire acondicionado. Para el aparato –electrodoméstico o industrial- que mejora el clima de los espacios interiores, existen ambas denominaciones. Empate. La primera denominación se apega a la lógica, y la segunda, al uso. Pensamiento lógico indica que lo correcto es lo primero, si bien el proceso correspondiente genera el ‘aire acondicionado’ o clima artificial. Mi recomendación: emplee a su gusto.

El autor es periodista y docente



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: