Apoya el sistema inmune de tus hijos | EL UNIVERSAL



[responsivevoice_button voice=”Spanish Latin American Female” buttontext=”Escucha esta noticia”]

Las bacterias son un tipo de microbios que puedes encontrar en los intestinos. Algunas de ellas pueden ser dañinas y provocar infecciones y enfermedades mientras que otras pueden ser saludables y útiles para incrementar la inmunidad, mejorar la digestión e incluso reducir el tiempo de llanto en bebés que padecen cólicos, entre otros beneficios.

Cuando hay un balance entre las bacterias buenas y malas, el sistema inmune de tu bebé está mejor preparado, por eso, el doctor Óscar Quintero, de Abbott, da algunos consejos para mejorar el sistema inmune en los pequeños:

Estar piel con piel

Estudios demuestran que el contacto piel con piel, o “cuidado canguro”, especialmente en los primeros días luego del nacimiento de tu bebé, brinda una larga lista de beneficios en materia de salud, uno de ellos tiene que ver con la salud intestinal. El contacto piel con piel de ambos padres con el bebé, le da muchos de los microbios que necesita.

Lactancia materna

La lactancia materna es el estándar de oro en la nutrición infantil y es la forma número uno de apoyar el sistema inmunológico de tu bebé, por eso debes siempre procurar lactarlo por el mayor tiempo posible. Pero ¿por qué eso es tan cierto? ¿Y qué sucede si por alguna razón no puedes amamantar a tu hijo y un especialista te recomienda usar fórmula?

Una de las razones por las que la leche materna es única y potente es porque contiene oligosacáridos de leche humana (HMOs), prebióticos especiales que alimentan a las bacterias buenas que están presentes en el intestino de tu hijo -donde vive el 70 por ciento del sistema inmune – y la investigación ha demostrado que además ayudan al sistema inmune y digestivo de tu bebé.

Específicamente, el 2’-fucosil lactosa (2’-FL) es, por mucho, el HMO que más prevalece en la leche materna; al respecto, una extensa investigación sugiere que el HMO 2’-FL proporciona beneficios positivos para la salud del microbioma intestinal.

(Vea aquí: [Video] Estos son los 5 mitos más comunes de la lactancia materna)

Elige una variedad de frutas y verduras

Cuanto tu bebé comience a alimentarse con alimentos sólidos, ofrécele alimentos integrales y purés de alimentos integrales, incluyendo muchas frutas, verduras y granos. En particular, plátanos y espárragos que son ricos en prebióticos, que ayudan a los probióticos -los cuales puedes encontrar en alimentos fermentados como el yogurt- a hacer su trabajo.

Permite que tu hijo se ensucie

Muévanse más

El ejercicio también puede diversificar los microbios del intestino de tu hijo. Por ello, asegúrate de que diariamente practique alguna actividad física.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: