Antonio Caro ingresa al Proyecto bandera de la galería Salón Comunal – Arte y Teatro – Cultura


Una curiosa bandera sorprende desde hace algunos días a los visitantes que se acercan a la sala Salón Comunal, en Chapinero Stop, en Bogotá. Se comercio de su nuevo símbolo, diseñado por el cómico plástico Antonio Caro, quien se unió al denominado ‘Plan bandera’.

Siguiendo con el propósito de ofrecer incluso un espacio exquisito positivo, por otra parte de ser sala, el cómico plástico Bernardo Montoya, fundador de Salón Comunal, invitó a varios artistas a reflexionar sobre la idea que encierra una bandera.

El invitado singular fue Caro, quien aceptó la idea de diseñar la bandera oficial de la sala. A partir de este trabajo, se pretende vincular a otros artistas hasta marzo del próximo año, para que presenten sus propuestas.

“Diseñar la bandera fue un entrenamiento muy gustoso, pues no tuve limitaciones formales ni, mucho menos, imposiciones de conceptos o criterios”, comenta Caro, quien retraso que esta se convierta en un símbolo de “pertenencia y significado”.

Con esta cultivo, el cómico abre, precisamente, el debate en torno al asunto que subyace en la imagen de una bandera y su significado en la sociedad de hoy.

“La idea es pensar desde el arte la pertinencia hoy de este objeto que enmarca un simbolismo, que marca un zona particular y que refleja una identidad. Eso, en un mundo con las características en el que hoy vivimos, lleva a preguntarnos qué tanto sentido tiene o si no lo tiene”, comenta Montoya.

El cómico explica que detrás de esto se encuentra de forma implícita la historia de este símbolo como objeto, sus emblemas, estructuras, colores, escudos, textos, diseños, significados, rituales, ceremonias, enseres en individuos y grupos y su rol en la construcción de una identidad.

Encima, quiénes tienen este estandarte: los territorios, las naciones, pero incluso equipos de fútbol, gremios, asociaciones o entidades educativas.

“Al final, esto abre un peña de preguntas que nos obligan a pensar sobre temáticas contemporáneas, como lo que está ocurriendo en Europa con las migraciones”, anota el galerista bogotano.

La bandera de Caro en Salón Comunal combina los colores verde y anaranjado, de gran significado para los creadores de la sala, como lo explica Montoya, pues el símbolo del extensión es una camioneta clásica ‘combi’ Volkswagen anaranjada y blanca que permanece parqueada frente a la entrada.

“Y el verde en esta casa tiene mucha presencia”, comenta el cómico, al apuntar a ese otro interés que han querido plasmar sus creadores a través de los jardines de hormaza que se apoderan de toda la edificación.

El plan retraso completar, en el intervalo de un año, diez piezas artísticas que se compilarán en una publicación en la que se invitarán a investigadores interesados en reflexionar rodeando del concepto de identidad y el sentido de pertenencia.

Los artistas participantes surgen de una amplia tonalidad de disciplinas, relacionadas con los campos de la letras, la música y las artes visuales. Montoya explica que ellos harán sus trabajos ‘in situ’ de mediana escalera, cada uno por un periodo de un mes.

“Desde el 2013, nuestro espíritu positivo ha promovido proyectos y exhibiciones internamente y fuera del cubo blanco de la sala –en museos, galerías comerciales, estacionamientos y casas intervenidas por el arte, por mencionar algunos– con el fin de estimular nuevos diálogos culturales internamente de un contexto recinto”, concluye Montoya.
¿Dónde y cuándo?

Hasta marzo del 2018 en la sala Salón Comunal. Carrera 3.ª n.° 63-36, Bogotá. Informes en todas las redes del extensión, entre ellas @saloncomunal.

CARLOS RESTREPO
Civilización y Entretenimiento



MÁS INFORMACIÓN


¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: