343 venezolanos indocumentados han intentado cruzar vía Cúcuta-Bucaramanga


[responsivevoice_button voice=”Spanish Latin American Female” buttontext=”Escucha esta noticia”]

El recorrido a pie de los 196 kilómetros, que separan a Cúcuta con Bucaramanga, se ha convertido en una de las rutas preferidos por los miles de venezolanos para emprender su éxodo desde la zona de frontera hacia el centro y sur del país. Y en medio de ese afán por migrar en busca de una mejor calidad de vida, la Policía ha sorprendido este año a 343 extranjeros en situación irregular, desplazándose por las vías de Norte de Santander.

De hecho, durante el fin de semana pasado, la institución adelantó la retención de 21 extranjeros, quienes fueron conducidos a Migración Colombia por no portar la documentación requerida. El procedimiento se realizó en un tramo vehicular conocido como El Salvador, a la altura del municipio de Pamplonita (Norte de Santander).

De hecho, durante el fin de semana pasado, la institución adelantó la retención de 21 extranjeros, quienes fueron conducidos a Migración Colombia por no portar la documentación requerida. El procedimiento se realizó en un tramo vehicular conocido como El Salvador, a la altura del municipio de Pamplonita (Norte de Santander).

Según el reporte oficial, entre estos extranjeros que iban a bordo de una ruta de transporte público, se encontró a una menor de 15 años, quien manifestó su deseo de viajar a la ciudad de Bucaramanga.

“Estos ciudadanos, todos de nacionalidad venezolana, no portaban pasaporte, ni tarjeta de movilidad fronteriza, ni tampoco permiso de permanencia en Colombia que le autorizara su ingreso al país. Estas personas fueron conducidas a Migración Colombia, entidad encargada de definir su deportación”, precisó el coronel George Quintero, comandante de la Policía de Norte de Santander.

Esta modalidad de desplazamiento, a la que optan miles de venezolanos sin recursos para adquirir un pasaje de bus, viene en aumento. En los dos primeros meses de 2017, apenas fueron sorprendidos 15 venezolanos en la misma condición irregular, en tramos viales de esta región.

Debido a este incremento, las autoridades migratorias instalaron el mes pasado un puesto fronterizo en el corregimiento de Berlín, zona rural del municipio de Tona, en Santander, para ejercer acciones de control sobre este flujo migratorio que se dirige hacia la capital de ese departamento.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook